Cómo construir un marco teórico

MATERIALES PARA ELTALLER DE ELABORACIÓN DE PROYECTOS

MODULO II INVESTIGACIÓN DOCUMENTAL Y MARCO
TEÓRICO



Cómo construir un marco teórico





Expositor: Antonio Emmanuel Berthier Julio 2004

Introducción

Dentro de las actividades que se tienen que realizar para poder llevar a cabo un proceso de investigación es inevitable la preparación y presentación del enfoque teórico- disciplinar desde el que se abordará nuestra unidad de observación. A esta construcción se le conoce generalmente como la elaboración del marco teórico y representa muchas veces un verdadero predicamento tanto para el investigador novato como para el experimentado. A continuación brindamos al lector algunas breves directrices que le pueden ser de utilidad en el proceso de construcción del marco de teoría para su investigación.

La construcción de un marco teórico implica que el investigador cumpla con al menos tres requisitos:

1.    Estar familiarizado con el lenguaje teórico o estar dispuesto a familiarizarse con él.

2.    Desarrollar la capacidad de abstraer una serie de contenidos en diferentes niveles de complejidad, yendo de los más simples y cotidianos a los más elaborados y abstractos.

3.    Aprender a construir argumentos mediante la interpretación de su objeto de estudio bajo los términos que le marca la teoría.

Vamos a revisar brevemente cada uno.

El lenguaje teórico.

Todo investigador debe reconocer que cuando estamos inmersos dentro de una disciplina del conocimiento nos vemos obligados a mirar la realidad desde dos niveles diferentes en el uso del lenguaje:

a)    El lenguaje ordinario que utilizamos en la vida cotidiana para dotar de significados al mundo y relacionarnos con las cosas que nos rodean.

b)     El lenguaje teórico que utilizamos dentro de un ámbito disciplinar para describir y hacer comprensibles ciertos aspectos de la realidad pero no todos.

El lenguaje ordinario es el que utilizamos en frases como las siguientes: “Si quiero ir a trabajar, debo levantarme temprano”
“No hay mal que dure cien años ni pueblo que lo aguante” “Te hablé ayer y no contestaste”

Podemos constatar en los ejemplos anteriores que el lenguaje cotidiano nos sirve perfectamente para expresar y dotar de significado todas las situaciones en las que participamos a lo largo de nuestra vida. No tenemos mayores problemas con él debido a que lo hemos utilizado desde siempre, hemos crecido hablándolo y actuando frente al mundo bajo sus términos.

Cuadro de texto: Uno de los principales problemas del maestro en la clase de teoría es hacer que los alumnos hagan a un lado el lenguaje cotidiano y traten de significar el mundo que los rodea utilizando el lenguaje teórico.

El problema inverso lo sufren los alumnos cuando el maestro es incapaz de traducir el lenguaje teórico a un lenguaje cotidiano sin que por ello se pierda el rigor de los planteamientos de la teoría en cuestión.

Si bien el lenguaje ordinario no representa para nosotros ningún problema, incluso aunque lo utilicemos “incorrectamente”, la situación se complica cuando entramos en contacto con el lenguaje teórico.

El lenguaje teórico es lo que podemos llamar un “meta-lenguaje”, esto es, un lenguaje que utilizamos para hacer dos cosas:

a)     Para referirnos a algo que no se hace visible de manera explícita en el lenguaje ordinario y que por lo tanto no podemos nombrarlo con él.

b)     Para hacer visible un aspecto de la realidad que no se manifiesta directamente ante nuestros ojos pero que desde el punto de vista de la teoría podemos considerarlo como algo real.

El lenguaje teórico es de gran utilidad para la ciencia porque nos permite darle un nombre a aquellos aspectos de la realidad que a simple vista pasan desapercibidos. Para ello, la teoría se vale de una herramienta básica: los conceptos.



Cuadro de texto: Un concepto es un término que nos permite abarcar una serie de fenómenos que comparten las mismas características teóricas y que gracias a ellas podemos explicarlos. A este acto de aprehensión de características generales se le llama abstracción.


Mediante los conceptos, el lenguaje teórico nos permite abstraer la realidad para describir y explicar fenómenos que son relevantes dentro de una disciplina del conocimiento. Veamos los siguientes ejemplos:





Cuando nosotros nos encontramos en la vida cotidiana frente a cuerpos en movimiento, frente a una progresión sonora o frente a la cotidianidad de la vida dentro de un régimen político, difícilmente podemos percibir algo más que la materialidad del cuerpo, el evento físico del sonido o el hecho innegable de sabernos gobernados por alguien. Es gracias a la abstracción conceptual que realizamos con las teorías que la velocidad, la

melodía o la legitimidad aparecen ante nuestros ojos como una realidad no material que se levanta por sobre lo aparente. Eso es lo que denominamos observar al mundo desde un determinado nivel de abstracción. Este acto de abstraer un fenómeno para poderlo comprender nos permite a su vez realizar dos operaciones que son fundamentales dentro de la ciencia: la generalización y la formalización.





Retomando los conceptos del ejemplo anterior, podemos constatar que en la definición que nos brindan de sus respectivos fenómenos operan tanto la generalización como la formalización:





Cuando por medio de un meta-lenguaje somos capaces de generar abstracciones y formalizaciones de la realidad para explicar los fenómenos que en ella ocurren podemos decir que estamos manejándonos dentro del ámbito de la teoría.

Abstracción de contenidos

Por lo regular, quien posee la capacidad para abstraer contenidos lo hace porque ha tenido contacto con algún tipo de teoría ya sea voluntaria o involuntariamente. Como no siempre este es el caso, debemos desarrollar la capacidad de comprender los conceptos y cuerpos teóricos relacionados con nuestra disciplina o con nuestra área de investigación para así, posteriormente, ser capaces de generalizar y formalizar nuestras observaciones del mundo bajo los términos que nos dictan las teorías.

Cuando nosotros leemos teoría es importante tratar de generar una idea clara y lo más aproximada posible a lo que los autores o teóricos quieren hacer visible mediante sus conceptos. Recuérdese aquí que esta tarea no es nada fácil pues una teoría no nos habla de la realidad tal y como la vemos cotidianamente sino que nos la presenta con un grado determinado de abstracción y formalización que requiere un ejercicio de comprensión considerable. Considérense los siguientes ejemplos:





En los ejemplos anteriores podemos constatar que el lenguaje teórico no es sencillo y requiere de un ejercicio de interpretación que muchas veces hace que el lector no familiarizado con la lectura de textos teóricos se desanime ya que considera a los autores “demasiado complicados”. Esto pasa frecuentemente cuando leemos sin una preparación previa las fuentes teóricas directas1. Lo mejor en estos casos es recurrir a literatura de “segunda mano” que nos introduzca al pensamiento y los conceptos generales de los autores o bien, buscar la ayuda de colegas investigadores y profesores familiarizados con la teoría en cuestión para así, una vez comprendidos los aspectos generales de la misma, poder “atacar” la fuente original.

Es recomendable, durante el proceso de acercamiento a la teoría realizar un ejercicio de interpretación como el que se muestra a continuación:











1 Cuando realizamos una investigación documental como la que reclama la elaboración de nuestro marco de teoría, siempre es conveniente recurrir a las fuentes originales, esto es, leer directamente a los autores que construyeron la teoría en cuestión. Esto a veces es difícil pues no siempre se pueden conseguir los textos originales o bien no dominamos el idioma en que fueron escritos.


Evidentemente, no siempre es fácil interpretar al pié de la letra los conceptos teóricos y además podemos caer en la tentación de matizarlos con elementos provenientes de nuestro propio horizonte de experiencia2; sin embargo, sólo si tratamos de “perder el miedo” a la complejidad que supone la teoría podremos empezar a dialogar internamente con los autores y utilizar sus ideas para la comprensión de nuestro objeto de estudio. Si somos capaces de interpretar los planteamientos teóricos dentro de una disciplina científica, entonces seremos capaces de abstraer teóricamente los fenómenos de la realidad con los que nos enfrentamos cotidianamente para así poder nombrarlos dentro de nuestro trabajo de investigación.


Cuadro de texto: Es importante enseñar a los alumnos a interpretar adecuadamente los conceptos teóricos pues es muy frecuente que los traten de comprender como si estuvieran formulados en lenguaje ordinario.

Una buena manera de hacer comprensible el lenguaje teórico para el alumno es que el profesor lo emplee adecuadamente en la interpretación de situaciones cotidianas sin que por ello se pierda el sentido original de los conceptos y se vuelvan triviales.



Construcción de argumentos

Cuando dentro de nuestra investigación somos capaces de abstraer teóricamente los datos que obtuvimos o que vamos a obtener con ayuda de técnicas de investigación tales




2 En este punto es relevante corroborar nuestras interpretaciones con lo que nos dicen sobre los autores las fuentes secundarias.

como la observación etnográfica, la entrevista o la encuesta, lo que hacemos es transformar esos datos presentes o futuros en “observables”.



Cuadro de texto: Un observable es un aspecto concreto de la realidad que debe ser entendido a la luz de un marco de teoría.

Los datos empíricos son susceptibles de cualquier tipo de interpretación. Los observables son datos “pre-interpretados” por medio de una teoría.


Veamos algunos ejemplos de cómo por medio de la abstracción de los datos empíricos podemos transformarlos en observables. Utilicemos los conceptos teóricos previamente utilizados:

Esta “traducción” que hacemos de los datos empíricos a los términos de la teoría es lo que nos permite generar los argumentos que sustentarán nuestras afirmaciones dentro de la investigación. Siempre que somos capaces de generar una afirmación acerca de un fenómeno de la realidad fundamentada en los observables que hemos construido por medio de la teoría, podemos decir que hemos realizado un proceso de argumentación teórica.






Cuadro de texto: Un argumento es la exposición fundamentada de un determinado número de premisas que nos permiten sostener una afirmación.


Toda afirmación en el contexto de una investigación debe ser argumentada mediante la exposición de las evidencias empíricas encontradas, debidamente formalizadas por la teoría. Continuando con el ejemplo anterior:




Podemos constatar como el dato empírico al ser interpretado teóricamente es convertido en un observable y constituye por tanto la evidencia que nos permite sostener las afirmaciones que hacemos sobre el fenómeno investigado. Un dato empírico no interpretado por un cuerpo de teoría no es una evidencia válida pues alguien más podría interpretarlo de manera diferente a como nosotros lo hacemos. La teoría, en este  sentido, nos da la oportunidad de aproximarnos a los fenómenos cotidianos de una manera rigurosa y nos permite generar una mayor conciencia acerca de lo que representan para nosotros.

Cómo redactar un marco teórico

A continuación se presenta un ejemplo de cómo deberá redactarse el marco teórico para una investigación social. Básicamente todo marco teórico consta de dos partes:

a)     exposición detallada de la teoría o de los conceptos teóricos que se utilizarán para definir el problema de investigación.

b)    interpretación de la situación problemática o unidad de observación bajo los términos de la teoría.

En la exposición de la teoría es siempre conveniente presentar al autor o autores relacionados con la misma así como los aspectos más relevantes del contexto intelectual en el que ésta surgió. La exposición debe ser precisa en cuanto al uso de la terminología, rigurosa en cuanto a la forma como se relacionan entre sí los conceptos teóricos y valerse de todas las referencias documentales (citas textuales y bibliografía) necesarias para apegarse al pensamiento de los autores.

La interpretación que hacemos de la situación problemática o de la unidad de observación desde el punto de vista de la teoría tiene que permitirnos describir y comprender el fenómeno desde un punto de vista diferente al cotidiano; esto no  significa que el enfoque teórico por sí mismo nos llevará a resolver el problema de investigación, por el contrario, nos permitirá enfocarlo desde una perspectiva formal (elementos y relaciones) que nos obligará a replantear las preguntas en un nivel superior de abstracción. Como resultado de dicha operación, al final de la interpretación, tendremos una idea precisa de la naturaleza de los observables que requerimos para resolver el problema de investigación.



Cuadro de texto: La correcta realización del marco teórico es una condición fundamental para definir el tipo de datos que requerimos obtener (naturaleza del observable) así  como la técnica mediante la cual habremos de obtenerlos.

A este proceso de “aterrizar” el marco teórico se le conoce como operacionalización.


En el caso de la investigación que se utiliza como ejemplo, el primer subtítulo del  marco corresponde a la exposición de la teoría a utilizar y el segundo subtítulo a la interpretación del problema a los términos de la teoría. Cabe destacar que el estilo de la redacción llevará siempre el sello particular del investigador.



Cuadro de texto: Al realizar el Marco Teórico se debe tomar en cuenta el sistema de referencias documentales con el que se trabajará.


Ejemplo de Marco Teórico


Tema: Formación de creencias y hábitos religiosos en la comunidad parroquial de San Juan Chapultepec de la Ciudad de Oaxaca.

Problema de investigación: Cómo se construye cotidianamente el significado de las creencias y las interacciones religiosas en los miembros de la comunidad parroquial de San Juan Chapultepec.

Marco Teórico (fragmento)

1.    Creencias fijadas e indagación en la obra de Charles Sanders Peirce.

Una de las alternativas de análisis para el problema de cómo los participantes en procesos de interacción van construyendo “sobre la marcha” el significado de las prácticas sociales está representada por el tipo particular de semiótica heredada a las ciencias sociales por la filosofía pragmática de Charles Sanders Peirce (1839-1914). A diferencia de la tradición filosófica y lingüística estructuralista, establecida en las postrimerías del siglo XIX por Ferdinand de Saussure, la semiótica de Peirce nunca pretendió explicar la totalidad de los fenómenos históricos mediante la reducción de los mismos a un conjunto de leyes generales, por el contrario, el hilo triádico de su pensamiento nos remite a un universo microscópico donde los actores sociales van construyendo y negociando entre sí la utilidad práctica de las concepciones que poseen sobre el mundo.

El pensamiento de Peirce es uno de los más originales e importantes dentro del panorama filosófico de principios de siglo XX. De hecho, la revisión actual de la obra del filósofo norteamericano nos muestra a un hombre versátil, adelantado a su época y con la habilidad de explorar la lógica del pensamiento humano a partir de una visión filosófica peculiar que ha logrado impactar el pensamiento social contemporáneo.3

Para Hans Joas, (1990) el pragmatismo puede ser considerado una filosofía de la acción auto-reguladora que se convirtió en el eje meta-teórico de las investigaciones sociológicas y psicológicas realizadas por diferentes pensadores pertenecientes a la Universidad de Chicago durante la primera mitad del siglo pasado. Esta visión filosófica considera las representaciones que otorgan sentido a las acciones sociales como sujetas a negociación permanente por parte de los actores. En el centro de este planteamiento se encuentra la teoría de los signos que Charles Sanders Peirce desarrolló en su pretensión de fundamentar el campo de estudio de otra disciplina: la semiótica. El filósofo concebía el proceso de atribución de significado a nuestras representaciones como un proceso de formación y fijación de creencias acerca de cómo comportarnos en nuestra relación con la realidad.

Para Peirce, la experiencia puede concebirse como un flujo permanente en el que nos relacionamos con el mundo haciendo uso de hábitos, esto es, creencias fijadas acerca de cómo actuar en determinadas circunstancias obteniendo con ello un resultado previsible.



3 Tómese por ejemplo la obra del alemán Hans Joas, heredero de la tradición pragmática del Interaccionismo simbólico y que ha propuesto una teoría social basada en la “creatividad” negociadora de la acción social frente a las estructuras sociales.

Ante la interrupción inesperada de ese flujo, esto es, ante un resultado no esperado de nuestra acción en el mundo, nos vemos obligados a tratar de restituir el flujo cambiando nuestras creencias a fin de generar hábitos nuevos. Esta renovación no es otra cosa que un proceso de re-significación que tiene lugar a través del pensamiento y que nunca parte de cero, por el contrario, tiene como origen las creencias y hábitos ya existentes:

“The object of reasoning is to find out, from the consideration of what we already know, something else which we do not know.” (Peirce, 1877)

Lo anterior significa que en nuestra relación con el mundo intervienen elaboraciones de sentido que nos permiten generar expectativas más o menos estables acerca de lo que se puede esperar de nuestro proceder en determinadas circunstancias. Peirce: “our beliefs guide our desires and shape our actions” (1877). Toda representación que poseemos del mundo orienta nuestro actuar y lleva aferrada a sí una consecuencia práctica. En este planteamiento se hace presente el carácter pragmático que Peirce atribuye al conocimiento y su muy particular concepción de la verdad: una proposición no encuentra su verdad en la correcta adecuación a un estado de cosas en la realidad, sino a las consecuencias previsibles que dicha proposición es capaz de arrojar cuando se la aplica en la vida práctica.

“Considera los efectos que tú concibes en el objeto de tu concepción que pudieran  tener importancia práctica. Entonces tu concepción de esos efectos es la TOTALIDAD de tu concepción del objeto” (Peirce, en Vallejos, 1999).

Esta serie de certezas no son eternas, por el contrario, se van re-definiendo de acuerdo como se presentan “sorpresas” en el flujo de nuestra experiencia cotidiana. Es en este momento cuando se inicia lo que Peirce denomina un proceso de indagación (inquiry)4 en el que por medio del constreñimiento de asociaciones entre nuestros pensamientos, logramos generar patrones de comportamiento hipotéticos que habrán de llevarse a la práctica para tratar de resolver el problema y restablecer el flujo de la experiencia logrando con ello, además, incrementar nuestra capacidad de operar exitosamente en el mundo.

La indagación se caracteriza por un proceso lógico de inferencia donde las asociaciones entre pensamientos-signos se hacen más rigurosas con el fin de generar un signo diferente, en este caso, la conducta que se espera brinde los resultados deseados. Esta manipulación de signos-acciones es un proceso semiótico donde un signo (representamen) definido en relación triádica con un aspecto perceptual (ground) de un objeto (suppositum) da origen por medio de la indagación (semiosis) a un nuevo signo que se encuentra asociado a un esquema de acción. Este segundo signo es el interpretante del primer signo o representamen. Cuando un hábito muestra su ineficacia para mantener estable el flujo de nuestra experiencia se abre un espacio para la duda5 desencadenando con ello la búsqueda de una nueva significación de nuestras representaciones del mundo y su puesta en práctica a través de esquemas de acción que tiene por objeto recuperar la certeza.



4 Peirce sobre este punto: “The irritation of doubt causes a struggle to attain a state of belief. I shall term this struggle inquiry, though it must be admitted that this is sometimes not a very apt designation”(1877)
5 Peirce concibe la duda como una duda auténtica, no una duda estéril o metódicamente interpuesta como en el caso de la filosofía cartesiana.

“Thus, both doubt and belief have positive effects upon us, though very different ones. Belief does not make us act at once, but puts us into such a condition that we shall behave in some certain way, when the occasion arises. Doubt has not the least such active effect, but stimulates us to inquiry until it is destroyed.” (Peirce, 1877).

Una vez alcanzada la certeza, no importa si la representación que la sostiene corresponde a lo que pudiera designarse en sentido tradicional la verdadera naturaleza del objeto de la representación; basta con que la prosecución de la acción arroje los resultados esperados para fijar esta creencia y suponer un patrón activo dentro de la naturaleza:

“It is certainly best for us that our beliefs should be such as may truly guide our actions so as to satisfy our desires; and this reflection will make us reject every belief which does not seem to have been so formed as to insure this result…for as soon as a firm belief is reached we are entirely satisfied, whether the belief be true or false.”(Peirce, 1877).

En su célebre The Fixation of Belief (1877), Peirce reconoce cuatro métodos de fijación de creencias: 1) el método de la tenacidad (tenacity) en el que el hombre se mantiene firme ante su creencia negando todo aquello que pueda hacerla cambiar; 2) el método de la autoridad en el que la creencia se fija por medio de la violencia institucionalizada y legitimada para hacer prevalecer una forma de pensar; 3) el método a priori que ofrece argumentos satisfactorios a la razón aunque no se hayan corroborado en la experiencia; y 4) el método de la realidad en el que la certeza descansa en elementos externos a nosotros, cosas reales con características independientes de nuestras opiniones.

2.    Fijación de creencias y hábitos religiosos.

El pensamiento de Peirce nos permite poner en perspectiva la forma como suponemos que las creencias y hábitos religiosos pueden ser construidos y fijados dentro del un contexto simbólico específico al que se remite nuestra investigación.

Desde un plano general, los hábitos referidos a la conducta ética en general no necesariamente podrían ser los predominantes en el contexto de la experiencia cotidiana de los miembros de una comunidad considerando las circunstancias en las que se entretejen las relaciones sociales en las sociedades altamente racionalizadas e individualizadas de la modernidad. Sin embargo, este no es necesariamente el caso para la creencia religiosa. Como resultado del proceso de socialización, la religión juega un papel importante y perdurable a lo largo de la vida de los individuos. Si bien la relación de pertenencia a las instituciones religiosas puede ser más laxa o más estricta durante la experiencia de vida de las personas, el sentido ético-religioso materializado en una serie de relatos de origen, principios éticos y normas de vida que configuran los hábitos y creencias fijadas propias de la vida espiritual parecen mantenerse vigentes en la conciencia de quienes participan del sistema de la religión.6

Este cuerpo de creencias, sin embargo, tiene que pasar la prueba de arrojar consecuencias prácticas en el sentido de hacer efectivos los resultados previsibles de la




6 Esto es así aún en el caso de aquellas personas que se declaran ajenas a cualquier credo religioso institucionalizado pero que aceptan creer en un principio trascendente de la existencia.

puesta en práctica de las representaciones y acciones que se orientan de acuerdo con la ética religiosa. Dicho de otra manera, quien participa de un número indeterminado de interacciones cotidianas, ya sea dentro o fuera de comunidades religiosas, orientando el flujo de su experiencia por interpretantes (representaciones y acciones) de carácter ético, esperará obtener un determinado resultado que reafirmará sus hábitos religiosos actuales. De no ser así, de acuerdo con el proceso semiótico de Peirce, la interrupción del flujo de la experiencia cotidiana en el ámbito de la religión (sorpresa) generaría el paulatino abandono y sustitución de esos interpretantes por otros que permitan la restitución de dicho flujo y logren constituir un nuevo cuerpo de creencias. En dicha situación tendríamos que plantearnos la posibilidad de que como resultado del proceso de indagación, la orientación religiosa del significado de las representaciones y las acciones se mantuviera pero con nuevos interpretantes afines a esa particular configuración. La otra alternativa sería la sustitución de las creencias y los hábitos religiosos por creencias y hábitos seculares que solucionen el problema pero que en sí mismo implicarían el abandono de una posición ético-religiosa frente a la vida.

De estos planteamientos se derivan dos problemas relevantes para nuestra investigación:

1.     El primero se refiere a cómo se formaron los interpretantes originarios (hábitos y creencias) con los que los individuos llegaron a la comunidad parroquial. Esto es, cómo fue la formación religiosa de las personas y cómo ésta logró configurar un sentido ético- religioso bajo la forma de un determinado número de interpretantes que aún son capaces de arrojar consecuencias prácticas.

2.    El segundo se refiere a cómo se han reafirmado estos interpretantes dentro de la vida parroquial o han sido sustituidos por nuevos interpretantes que, sin embargo, se han mantenido dentro de los límites de la configuración ética de la vida religiosa.

La primera cuestión se refiere a cuestiones de génesis: responde a la pregunta de cómo nace el sentido de lo religioso en las personas a partir de su contacto cotidiano con la religión. La segunda cuestión hace referencia al problema de cómo puede sobrevivir el sentido de lo religioso en el contexto de la vida secular moderna y el papel que pueden tener en este mantenimiento de las creencias y hábitos las instituciones religiosas, particularmente, las comunidades parroquiales como la que es objeto de nuestra investigación.


Referencias:

Adorno, Theodor W. (1964), L'industrie culturelle, Communications, n°3, pp. 12-19. Versión castellana en Theodor Adorno y Edgar Morin (1967) La industria cultural. Traducción de Susana Constante. Galerna, Buenos Aires.


Blatt, Frank J. (1999), Fundamentos de física. Traducción a cargo de Virgilio González Pozo. Prentice-Hall, México.

Booth, W.; Colomb, G. y J. Williams (2001), Cómo convertirse en un hábil investigador, Gedisa, Barcelona.

Dijk, Teun A. van (1998), Texto y contexto (semántica y pragmática del discurso), Traducción de Juan Domingo Moyano, Cátedra, Madrid.

Elizondo Martínez, Jesús. (2003). Signo en acción. El origen común de la semiótica y el pragmatismo. Universidad Iberoamericana / Fundación información y democracia, A. C., México.

Joas, Hans. (1990). "Interaccionismo simbólico" en la teoría social, hoy de Anthony Giddens y Jonathan Turner (compiladores). Alianza Editorial / Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, México.

Luhmann, Niklas (1995), "Die Form “Person”", en Soziologische Aufklärung 6, pp. 142-
154. Versión castellana en Niklas Luhmann (1998), Complejidad y modernidad. De la unidad a la diferencia. Edición de Josetxo Beriain y José García Blanco, Trotta, Madrid.

Macionis, K. y Ken Plummer (1999), Sociología. Traducción de Roberto Garvia et. al. Prentice-Hall, Madrid.

Peirce, Charles Sanders. (1877). "The Fixation of Belief" en Popular Science Monthly 12 (Noviembre, 1877), p.p.1-15. Versión electrónica en: Charles S. Peirce Studies. Disponible en : http://www.peirce.org/writings/p107.html

Vallejos, Guido. (1999) "Peirce. Pragmatismo, semiótica y realismo" en Revista Cinta de Moebio No. 5, Abril de 1999. [En línea]. Disponible en: http://rehue.csociales.uchile.cl/publicaciones/moebio/05/frames08.htm. Accesado el día 12 de marzo de 2004.

Valls Gorina, Manuel (2002), Diccionario de la música, Alianza, Madrid.

Weber, Max (1992), Economía y sociedad. Esbozo de sociología comprensiva. Traducción de José Medina Echavarria et. al. Fondo de Cultura Económica, México.
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario