Guía de Apuntes Básicos para el Docente de la Materia TECNICAS DE INVESTIGACION

INTRODUCCION


INTRODUCCION.
Se presenta en este texto la primera versión de la “guía de apuntes básicos para los docentes de la materia de Técnicas de Investigación”.

Como su nombre lo señala, se trata tan sólo de un conjunto de “anotaciones”, “retazos de ideas” y “garabatos de apreciaciones e interpretaciones” que por puro ejercicio reflexivo han sido “objetivados” en este texto.

Aclaro que se trata de unos “apuntes” escritos en pleno movimiento, es decir, en “camino” hacia alguna parte. De ahí la prosa acelerada de este texto, redactado siempre al ritmo (poco poético) de la prisa urbana (esa otra forma de nombrar el veloz metabolismo que la ciudad impone para devorarnos) que lamentablemente hasta ahorita no ha dejado espacio para dar “respiros dubitativos”: aquel tipo de respiros que permiten a los “autores” saborear (supuestamente para beneficio del posible lector)  algún tipo de “neurosis correctiva”.

Cabe advertir entonces al lector, que el documento que tiene en sus manos es inevitablemente un documento “recién nacido”, ya que apenas sea leído y criticado, iniciará el largo proceso que lo llevará del balbuceo a la maduración (fortalecimiento, retroalimentación y depuración) que conviene a todo texto escrito.

Lo cual de paso señala algo central y paradójico: que éstos son unos “apuntes” que aún cuando buscan ser útiles, son desiguales, disparejos, limitados y “breves” por su factura. Unos apuntes siempre personales donde se ha impreso (desde un marco ecosistémico constructivista) una mirada particular sobre la ciencia y donde continuamente se “sugiere” tan sólo una forma posible (entre muchas otras) de encarar el diseño y producción de conocimiento e información científica.

Concentrándonos en su contenido, hay que señalar que son 9 los temas que se despliegan en este texto y 2 los bloques temáticos en torno a los cuáles dichos temas (por su orden y contenido) se agrupan, exponen y articulan:

El primer bloque temático es el más “teórico, histórico y reflexivo” y está conformado por los 5 primeros temas, de los cuáles el 1 y 2 son los más filosóficos, mientras que los temas 3 y 4 son un poco más histórico-descriptivos, y el tema número 5 tiene un componente más descriptivo-reflexivo.  El objetivo de este bloque es reflexionar y exponer de lo más general a lo más específico en torno al ser humano, la vida, el universo, el conocimiento, la ciencia, la comunicación, la investigación y los investigadores.

El segundo bloque temático va del tema 6 al tema 9. Este bloque es el más “practico”, porque es el bloque en el que se revisan y trabajan las cuestiones relativas a la parte “formal-conceptual”, análitica y expresivo-comunicativa de toda investigación. Y es que además de que aquí se reflexiona sobre la importancia del componente teórico-interpretativo que implica el acto de indagar, se revisan los modos de “citar” y usar el “aparato crítico”, así como las formas de analizar y comunicar los hallazgos de cualquier investigación.

Por último, sólo resta aclarar que el propósito de estos “apuntes” no es (desde luego) sustituir las “lecturas” de los textos sugeridos al principio del curso.

Su objetivo tampoco es ahorrar esfuerzos, “inversiones energéticas” o búsquedas que corresponden a todo docente; ni mucho menos acuñar recetas fosilizadas aptas para aquellos que más que aprender, desean únicamente acreditar una materia.


Su meta es más sencilla y simple: ofrecer un “panorama general” (limitado por lo amplio y poco detallado) que permita, a quien lo estudie y aproveche, trazar por su propia cuenta las directrices básicas para comenzar con “otra mirada” el largo y complejo proceso de indagar científicamente el mundo a partir de los saberes y disciplinas que se articulan en torno a las llamadas Ciencias.


SUJETO, PERCEPCION Y REALIDAD.

¿Qué es conocer?

Como todo en el universo, los seres vivos se despliegan y desarrollan a través de procesos. Uno de los procesos más importantes de todo ser vivo es el de conocer, proceso que tiene como producto al conocimiento. Por lo mismo se puede decir que conocer es un proceso eminentemente biológico.

Todos los seres vivos poseen una estructura biológica. Dicha estructura biológica condiciona su modo de “operar” en el mundo, pero sobre todo, su modo de “conocerlo”. De acuerdo al tipo de percepción  y estructura biológica es el tipo de conocimiento que se desarrolla.

Conocimiento.

Todo conocimiento tiene un fin practico: permitir que los seres vivos se acoplen con “éxito” a su entorno. En este sentido, es un hecho que todos los seres vivos sobreviven (en gran parte) por el conocimiento que sobre su entorno o medio desarrollan (generan).

Todo conocimiento es la “acción” y el “efecto” de conocer, de un conocer en particular. El conocimiento como producto y efecto está inmerso siempre dentro de un “proceso”, un intento por saber que núnca termina, pues por la propia dinámica del universo no hay forma de que exista un “conocimiento acabado”, más bien lo que si hay son “conocedores”, seres vivos que por distintas circunstancias terminan sus búsquedas, sus procesos y aventuras cognoscitivas.

No hay duda: el conocimiento de los seres vivos es algo que se “construye” a partir de la experiencia, la comunicación, la memoria y el método del “ensayo y el error”. Y es que construir conocimiento a partir de complejos procesos de comunicación e interacción, es la forma en que los seres vivos han encontrado para “acoplarse” eficazmente a su medio y sobrevivir en él.

¿Por qué conocemos? Una explicación desde la biología.

Si el conocimiento tiene una utilidad.
Conocemos para sobrevivir, para resolver problemas, para solucionar enigmas. El conocimiento es una arma, una posibilidad, un camino, una ruta.

¿Cómo conocemos?: la relación entre la interioridad y la exterioridad.

En la larga cadena de la evolución de los seres vivos, el ser humano es un caso, si no único, si al menos “extraordinario” por el alto grado de complejidad que para sobrevivir ha alcanzado. En nosotros se resume la historia del universo1.
El sujeto humano tiene una “interioridad” que se enfrenta y encuentra ante una “exterioridad”.

La interioridad del ser humano es su “área subjetiva” y la exterioridad (lo que está más allá de su piel y su cuerpo) es su área “objetiva”. Ambos mundos, el interior y el exterior, en un nivel parecen separados y distantes, pero en otro, no podrían estarlo. Hay interacción y comunicación constante entre estas dos instancias. Por momentos ambas se determinan. Esto es, lo que a una afecta a la  otra también. Entre la interioridad y la exterioridad, el sujeto humano, en tanto ser vivo, se mueve y despliega. La interioridad del ser humano se enriquece de lo exterior y el exterior es transformado cuando la interioridad humana opera sobre él. Todo nos afecta y modifica.




1 Con esto lo que se quiere decir es que si todo tiene que ver con todo, todo es interdependiente. En ese sentido los seres humanos estamos “hechos de sol” porque sin el sol no hay vida. La astronomía tiene que ver con la vida social.


La interioridad.

Nos acercamos al mundo desde nuestra interioridad, desde algo que nos impulsa y nos empuja hacia afuera. “Nuestro interior es la retaguardia y las bambalinas de la acción, también es la sede del impulso, del deseo, de la decisión. El interior es dual, activo y pasivo, agresivo y receptivo” (Galindo, 1994:16).

El ser humano “percibe” el mundo desde su interioridad. “La pregunta por el conocimiento refiere a la interioridad” (Galindo Cáceres, 1994:11).

Cuando niño el sujeto humano tiene una interioridad casi vacía que en el curso de su trayectoria vital se va llenando de experiencias, información y conocimiento. Al ir aumentando la complejidad de su interioridad el sujeto va ganando conciencia sobre sí mismo y sobre lo que le rodea. Comienza entonces a marcar diferencias entre lo propio y lo ajeno, entre el adentro y el afuera, entre sí mismo y el mundo.

La exterioridad.

Por un lado, la exterioridad es el mundo físico, y por otro, es el conjunto de los múltiples mundos construidos por los seres humanos. Además de la naturaleza y el cosmos, lo social y la cultura (que es la proveedora de sentidos sociales) son lo exterior, constituyen el medio ambiente material y simbólico dentro del cual se despliegan interioridades. Lo exterior es la atmósfera de lo humano y sus aprendizajes. Por ello, “aprender del exterior es el camino del conocimiento de lo interior”.

Percepción y conocimiento.


La percepción.

En lo humano, la relación de lo interior con lo exterior, de lo subjetivo con lo objetivo, está mediada por la percepción. En este sentido la percepción delimita lo que se puede conocer y lo que no. La percepción por ello es el corazón del conocimiento (¡dime que puedes percibir y te diré que eres capaz de conocer!).

Esto es, como lo que conocemos proviene de dos sitios (del exterior pero también de nuestro interior), y como la mediación entre ambos espacios es la percepción, ésta se ha convertido en el corazón y el centro de las actividades que tienen que ver con el conocimiento. Por un lado, porque sólo conocemos aquello que podemos percibir, y por otro, porque de lo exterior sólo percibiremos aquello que nuestro conocimiento, experiencia y estructura biológica nos permita.

Los seres humanos tendemos siempre a “darle sentido” a lo que percibimos. Por necesidad, tendemos a “ordenar el caos”. La percepción es todo aquello que “entra” a nuestra interioridad por nuestros sentidos y a lo que nosotros le damos sentido.

Lenguaje, percepción y conocimiento.

Porque “el mundo social es el cosmos de los discursos” (Galindo, 1994, p 18), la manera en que el mundo exterior se hace interior en nosotros es el lenguaje. El lenguaje una de las formas que tiene nuestro mundo interior. “Por medio de los signos el universo entero está presente en la conciencia” (Galindo, 94:11).

Hay que aceptarlo: “Comprender el mundo es cifrarlo en lenguaje, registrar al mundo es cifrarlo en lenguaje, indagar al mundo es cifrarlo en lenguaje. En nuestra cultura el lenguaje es el gran mediador entre lo interno y lo externo, y entre nosotros y los otros, es la base misma de la comunicación” (Galindo, 1994:17).


La percepción incluso se configura en la estructura y lógica del lenguaje. Por eso “el universo tiene sus límites en los límites de nuestras formas lingüísticas” (Galindo, 1994:18): por eso los límites de nuestro mundo son los limites de nuestro lenguaje (un ejemplo de ello es que incluso el conocimiento y la investigación científica parten del lenguaje y a él regresan siempre).

Desde luego, hay muchos lenguajes, muchos modos de nombrar, conocer y construir el mundo. La ciencia es una forma de lenguaje entre muchas otras. Su peculiaridad estriba en que es una de las más interesantes, de las que tienen más prestigio y poder. La razón de ello se encuentra en que la ciencia (precedida por la sabiduría) como oficio, es la forma discursiva que adoptó y caracteriza a la modernidad y sus valores.

Como forma de lenguaje especial, la ciencia, al contrario de la religión (que instaurando una “comunidad de información” cerrada y autoritaria dominó hasta antes de la época moderna), lo que ha permitido es una mayor “comunidad de comunicación”. Es decir, la ciencia ha hecho posible la apertura, la crítica, el diálogo, la pluralidad, el arribo de “acuerdos” y encuentros mediados por la razón argumental y sus negociaciones.

Y aunque lo humano no se reduce al lenguaje, muchas de las cosas humanas se deben a él. En este sentido, uno de los mayores “descubrimientos” de la modernidad ha sido precisamente el lenguaje. Y es que éste ha llegado a ser una de las áreas donde más se ha desarrollado el conocimiento durante el pasado siglo.

La toma de conciencia sobre la enorme “potencialidad constructiva del lenguaje humano”, cambió el sentido de lo que se entiende por verdad, realidad, sujeto y conocimiento.

Hoy por ejemplo se sabe que el lenguaje humano “construye” de algún modo la “realidad  socioultural”. Que el lenguaje configura la percepción y la conciencia. Se sabe también que no existe lenguaje que “represente” lo “real” de manera fiel y exacta. Por lo mismo, se sabe que no existe una construcción lingüística humana que pueda considerarse la “verdad última de las cosas”.

Lenguaje, conocimiento y verdad.

Durante mucho tiempo la preocupación por encontrar la verdad última de las cosas se convirtió en una de las supremas tareas del ser humano, sobre todo en Occidente. La modernidad sin embargo modificó las cosas. Y es que con la instauración de la razón como centro del método moderno del conocimiento, arribo lenta pero inexorablemente la crítica y con ella la “era de la comunicación”, del diálogo. Se trata de una época en la que por fuerza se hizo evidente la “relatividad de la verdad”, o mejor dicho, la existencia de múltiples verdades e interpretaciones. Todo esto hizo aparecer la necesidad del respeto a lo diferente y a lo diverso, así como la necesidad de la comprensión. Hablamos de la democracia y las formas políticas abiertas a la crítica y la pluralidad. Hablamos de la época donde se ha descubierto que las verdades son producto de “acuerdos intersubjetivos”, donde se sabe que todas las “construcciones lingüísticas humanas” expresan puntos de vista siempre parciales.

La verdad es un acuerdo. Una versión lingüística sobre lo “real”. La verdad es el producto lingüístico de un acuerdo ubicado en un tiempo y espacio específicos que le permite a los sujetos sociales de la comunidad que llega a dicho acuerdo operar sobre el mundo. En conjunto, las múltiples verdades que existen son, por decirlo así, “verdades de error”, “verdades temporarias”, verdades que se mantienen vigentes mientras funcionan y sirven. Aquí no hay eternidad, sino cambio, ajuste, mutación.


Verdad, conocimiento y realidad.

Porque nuestra relación con la “realidad”, con lo exterior, está siempre mediada por nuestra percepción y por nuestros lenguajes, los seres humanos vivimos “construyendo” dia a día el mundo. Así, el mundo humano es una construcción permanentemente creada dentro del cual buscamos orientarnos (a partir de nuestro mapas cognitivos) para sobrevivir y desarrollarnos.

Es cierto, por nuestra condición humana, vivimos en un mundo que es la mezcla de tres mundos. El mundo que no construimos (el universo, la naturaleza), el que paradójicamente ya fue en cierta medida construido por otros seres humanos (el mundo culturalmente construido y explicado) y el que de todos modos en nuestro diario vivir nosotros también estamos construyendo (a partir de nuestra interpretación de la cultura heredada).

Y es que por un lado, existe el mundo objetivo, el mundo físico, la realidad (de primer orden) que existe independientemente de nuestra voluntad. Por otro lado, existe el mundo (la realidad de segundo orden, la interpretada) que otros seres humanos construyeron (culturalmente) y nos heredaron. Y también existe el mundo (la realidad de tercer orden, interpretación de la interpretación) que cada uno de nosotros vamos construyendo a partir de nuestra experiencia, energía, voluntad, conocimiento y libertad.

Por ello, la idea de una realidad única, “real”, “objetiva”, “eterna”, es un mito, una “ilusión”. Como lo señaló el investigador constructivista Paul Watzlawick: “de todas las ilusiones la más peligrosa consiste en pensar que no existe sino una realidad”.

Que quede claro: la “realidad” “existe”, sí, pero también (al mismo tiemo) se construye (a partir de lo que hacemos, percibimos y decimos) y nos construye (nos afecta, nos moldea). Y eso es parte de la inmensa complejidad de lo humano.


CONFIGURACION DE SENTIDO Y FORMAS DE CONOCIMIENTO.

¿Por qué explicamos el mundo?
Al igual que todos los seres vivos, el ser humano lo que de fondo busca al realizar cada una de sus acciones es sobrevivir y desarrollarse. Para lograr tal cosa, los seres humanos (animales gregarios, sociales por definición), además de alimentos, ayuda, descanso, diversión y afecto, requieren de información y conocimiento para enfrentarse con éxito a los obstáculos que les presenta su “entorno” (el cosmos, la “exterioridad” o el mundo física y culturalmente construido).

Se trata de un entorno (un “mundo” lleno de mundos) que a cada ser humano desde que nace y hasta que muere se les presenta siempre de golpe y como una totalidad. Un mundo complejo, entreverado, riesgoso, caótico y lleno de estímulos dentro del cual el ser humano por necesidad tiende a “configurar orden” para sobrevivir.

Los seres humanos tendemos inevitablemente a “configurar orden” porque para “movernos” con  cierta “eficacia vital” en el mundo requerimos reducir la “incertidumbre” que su caos e inmensidad nos impone.

Desde luego, un modo netamente humano de configurar orden para reducir la incertidumbre, es “configurando sentido”, o sea, construyendo “explicaciones”.

Y es que en la medida en que somos seres limitados (finitos, sin don de la ubicuidad y con conocimiento acotado), nuestra permanente tendencia a reducir la incertidumbre (a partir de orden humanamente construido) nos permite vislumbrar opciones, caminos y posibles acciones que contribuyan a mantenernos vivos.

En otros términos, ordenamos humanamente el caos (lo explicamos) para tomar decisiones que nos permitan continuar con nuestro proyecto vital.

Sin embargo, a pesar de que por cuestiones de “estructura biológica” nuestra percepción nos orilla a ordenar y configurar sentido (ya que toda percepción humana construye sentido al seleccionar ciertas cosas y despreciar otras), los seres humanos a lo largo de nuestra historia hemos podido desarrollar distintas maneras (métodos, modos) de intentar “ordenar” y “explicar” permanentemente el caos (la religión, el arte y la ciencia son tan sólo tres de estas distintas formas de intentarlo).

Pero como configurar orden implica configurar sentido, a cada una de las formas de “ordenar el caos” (para intentar reducir la incertidumbre y tras ello disminuir los riesgos y la angustia), le corresponde  de manera inmanente un “modo de explicar” y “conocer” el mundo.

Configuración de sentido.

“Configurar sentido” quiere decir “construir explicaciones”. Una explicación es una “construcción verbal” encaminada a “dar cuenta” de algún hecho, situación o fenómeno.

Los seres humanos tendemos a configurar sentido (a construir explicaciones, teorías, “narraciones”) sobre mucho de lo que sucede a nuestro alrededor, por varias razones:

Porque ello nos permite “ubicarnos” y encontrar nuestro lugar en el mundo.
Porque ello nos permite encontrar soluciones a muchos de los problemas y obstáculos que se nos presentan.
Porque ello hace posible que construyamos lo que le da “sentido” a nuestro proyecto vital.


¿Qué se requiere para construir explicaciones?

Desde luego, además de la comunicación, la capacidad de construcción de conocimiento de los seres vivos ha dependido en buena medida de su capacidad de “aprendizaje”.

Las situaciones de aprendizaje han demostrado que la relación de un ser vivo con su medio es de “apertura” y “clausura” al mismo tiempo. De apertura, porque para sobrevivir en él, dicho ser tiene que adquirir elementos (alimentos, información y conocimientos) que le provean energía, y de clausura, porque una vez que recoja esos elementos tiene que procesarlos autónoma y autopoieticamente.

Una cosa importante: en cierta medida la energía que un ser vivo necesita para sobrevivir puede entenderse (desde un punto de vista sistémico) como “información”. Esto es, todo ser vivo para superar los obstáculos que su entorno le impone, requiere información eficaz que le ayude a tomar  las decisiones que le permitan mantenerse con vida.

Desde este punto de vista se puede asegurar que la información se convierte en conocimiento cuando un ser a partir del aprendizaje repite operacionalmente las conductas y decisiones que lo mantienen vivo. Lo cual entre muchas otras cosas nos indica algo clave: que poseer información es básico para sobrevivir y desarrollarse. Y que aprender y obtener conocimiento, también.

¿Qué es la información?

En un sentido, la información son datos o noticias sobre algún fenómeno de la “realidad”...

¿Qué es el conocimiento?

El conocimiento es un conjunto de saberes, habilidades y competencias que le permiten a un sujeto operar sobre el mundo para transformarlo.

Tipos de conocimientos humanos: filosóficos, estéticos, religiosos,

cotidianos, científicos.
Aunque nuestra estructura biológica es única, las formas de conocimiento humano son muy variadas. Tan variadas como los son las esferas o ámbito de acción o experiencia humana.

Los dos grandes niveles de conocimiento humano: doxa y episteme.

En términos generales, se puede decir que existen por lo menos dos grandes niveles de construcción de “explicaciones”.

El nivel del llamado “sentido común” (el nivel de la doxa, esto es, la “opinión general”, el nivel menos profundo, menos crítico y especializado) y el nivel de la filosofía y la “ciencia” (la episteme, nivel más sistematizado, metódico, reflexivo y donde los juicios por norma son sometidos al diálogo y la crítica fundamentados en evidencias empíricamente comprobables).

El llamado sentido común implica un “cierre lingüístico” a nuevos significados, casi siempre expresa algún tipo de conocimiento individual, particular, no sistemático, acrítico, construido a partir de las experiencias y vivencias particulares. La ciencia por el contrario, a partir del diálogo, la argumentación y la critica, implica un proceso constante de cierre (respuestas) y apertura (preguntas), de creación y negociación sobre nuevos significados, aprendizajes, hallazgos y evidencias. Por ello el conocimiento científico (que por vía de la etiología busca las “últimas causas” de las cosas) es siempre un conocimiento de carácter colectivo, reflexivo, razonado, sistemático, metódico...


Una de las características de la información y el conocimiento científicos, es que se obtienen y construyen con “técnicas de investigación”. Además de ser sistemática, poseer controles críticos más efectivos y pretender la “universalidad”, otra de las características de los conocimientos científicos es que se obtienen a partir de campos, personas e instituciones “especializadas”.

Desde luego, aquí las teorías científicas para funcionar tienen que resistir la crítica racional y la comprobación empírica.


LA CIENCIA: HISTORIAS, PROPOSITOS Y CLASIFICACIONES.

¿Qué es la ciencia y para qué sirve?
¿Qué es la ciencia? Es un intento organizado y siempre colectivo de explicar la “realidad”. Es decir, un conjunto de instituciones y personas que divididos en distintos campos del saber se encargan de producir, organizar y comunicar conocimiento e información científica cuyo principal objetivo es resolver problemas y ensanchar nuestra visión del mundo.

La ciencia es la una actividad, un proceso y modo de enfrentarse al mundo, pero sobre todo, de enfrentarse a la ignorancia que es el fundamento de toda búsqueda de saber y conocimiento. En otras palabras: la ignorancia es el fundamento de las acciones genuinas del conocer dentro de la ciencia. La ignorancia científica es la madre de toda sabiduría, de toda aventura científica.

¿Cómo y por qué surgió la ciencia?, ¿cuál es su historia?

Como todo lo humano, la ciencia en cuanto esfera de acción humana tiene una historia...pues ha sido resultado de un proceso que es importante comprender para entender mejor a la ciencia.

Siglo XVII...

¿Qué distingue el conocimiento científico de otras formas de

conocimiento?
Pero, ¿qué le da su carácter de científico a una investigación? La utilización del llamado método científico (que incluye la búsqueda de la “verdad” a partir de la argumentación, la comprobación y la experimentación), la pretensión de universalidad, la pretensión de objetividad y el deseo de llegar a acuerdos que sean válidos para una comunidad científica determinada.

Siempre hay que hacer filosofía de la ciencia porque la ciencia no puede observarse a sí misma.

¿Cómo se clasifican las diferentes áreas del conocimiento científico?

Ciencias Naturales: Física, Química, Biología, Cibernética.
Ciencias Sociales: Economía, Ciencia Política, Sociología, Antropología, Psicología, Pedagogía, Comunicación.
Humanidades: Filosofía, Historia, Literatura, Derecho

El conocimiento está organizado de una manera: hay que reorganizarlo de otro modo.

La ciencia es una cosa (en tanto institución) y el conocimiento otra. No toda forma de conocimiento pasa por la ciencia. El conocimiento no tiene horarios, ni fechas, no depende de calificaciones ni de fronteras.

Meter las características de las ciencias: tradición acumulativa de la ciencia, construcción permanente, es un proceso continuo de comunicación,

¿Para qué sirve la ciencia? Para resolver problemas, para ampliar nuestra visión Reflexionar sobre el que hace la ciencia.


La situación de la Ciencia en México.



LAS CIENCIAS SOCIALES.


Conocer lo social es el objetivo de las Ciencias Sociales:


¿Cuál es su objeto de estudio?




Las condiciones de posibilidad de toda investigación social, son: un sujeto indagador, el objeto a indagar, determinadas teorías sobre el objeto a indagar, técnicas para construir y analizar la información sobre el objeto a indagar, recursos para investigar.

¿Cuál es la historia de las Ciencias Sociales?

Las Ciencias Sociales nacieron en el siglo XVIII...

Economía, Psicología, Sociología, Ciencia Política, Antropología...

¿Dónde surgieron las Ciencias Sociales y por qué?

¿Qué es la ............. y cuál es su historia?



LA INVESTIGACION Y EL INVESTIGADOR.

LA INVESTIGACION.

Como suele pasar con toda actividad humana, hay muchas ideas y representaciones de lo que significa investigar. En algunos casos, se suele presentar como algo “rígido”, racional y frío, en otros casos se presenta como algo cálido y flexible o como una oportunidad para aprender. Por ello, es importante remarcar que para entender mejor lo que es investigar, es indispensable quitarle el tono “reverencial” al término.

¿Qué es investigar?

Investigar (en términos etimológicos) quiere decir “examinar sistemáticamente, observar o tratar de descubrir algo”. Viene del latín investigare que significa “buscar cuidadosamente, seguir la pista, descubrir la huella, buscar los rastros”.

Investigar es buscar/construir información para “configurar sentido” y conocimiento. Es, también, cualquier esfuerzo (informal o formal, como en el caso de la ciencia) por “descubrir” algo que “no se conoce”, o por descubrir que “no se sabe algo”. Es siempre una manera planificada, cautelosa, sistemática y confiable de descubrir o profundizar el conocimiento de algo.

Investigar es una acción y un proceso, no necesariamente predecible ni lineal, que puede comenzar en distintos puntos y que implica llevar a cabo distintas actividades “cotidianas”: como preguntar, escuchar, observar, registrar respuestas, elegir, leer, resumir, organizar, escribir, presentar y comunicar…Ejerciéndolas todas ellas, siempre de una manera cíclica, metódica y profunda.

¿Para qué se investiga?

Pero, ¿para qué sirve investigar? Para obtener información que nos ayude a responder preguntas (cuyas respuestas, desde luego, nos ayuden siempre a resolver un problema). En otras palabras, se investiga para “construir” información y conocimiento que nos permita “configurar” cierto “sentido” a partir del cual podamos “operar” (actuar) de algún modo sobre el mundo con la finalidad de resolver distintos problemas que obstaculizan la existencia humana. En pocas palabras, no se investiga por erudición, sino por la permanente necesidad de resolver problemas concretos, así como por un deseo genuino de ampliar nuestra comprensión del mundo para transformarlo.

Siempre se investiga para algo o al servicio de algo. En este sentido, una investigación científica es un conjunto de decisiones y procedimientos encaminados a la construcción de un determinado tipo de información (sobre algún fenómeno) que al tener la posibilidad de convertirse en conocimiento nos permita “operar” (actuar) sobre el mundo (la vida social, lo social).

Por su parte, la investigación social es el conjunto de decisiones y procedimientos que se utilizan dentro de las Ciencias Sociales para configurar información, conocimiento y sentido sobre cualquier aspecto de “lo social”.

Hay dos preguntas básicas que toda investigación social se plantea: ¿qué es esto? (pregunta que implica siempre buscar información para describir algo), y ¿por qué sucede esto? (pregunta que implica utilizar la información recabada para elaborar análisis que permitan desarrollar la comprensión a partir de encontrar relaciones, hacer comparaciones, intentar generalizaciones y construir teorías).

Desde luego, investigar a partir de las Ciencias Sociales y Humanidades no es simplemente “recopilar información”, ya que investigar lo social implica sobre todo construir explicaciones (teorías). De  hecho, la aplicación de una teoría convierte la mera recopilación de información en una investigación


debido a que uno de los mayores propósitos de toda investigación es obtener generalizaciones válidas, pues es la manera más eficaz de aplicar la comprensión de un hecho a una amplia variedad de situaciones pertinentes.

¿Por qué investigar es un oficio?

Investigar es un oficio. En algunos casos es el elemento central de un “proyecto vital”. Es el quehacer cotidiano de un sujeto en particular, de un ciudadano específico: el investigador.

¿Quién es el investigador?

Indagador es aquel que por construir preguntas tiene como oficio y misión “configurar sentido”, esto es, construir explicaciones y respuestas que posibiliten solucionar ciertos problemas.

El “instrumento” más complejo e importante con el que cuenta todo indagador para percibir problemas, plantear preguntas y responderlas, es el propio investigador, su propia subjetividad e interioridad.

El que busca responder preguntas que solucionen problemas, el indagador, siempre será el primer beneficiario de toda investigación. ¿Por qué? Porque al buscar, al explorar el mundo social y natural, su interioridad se transforma, se amplía su visión, aumenta la profundidad de sus observaciones, se enriquece su experiencia y su potencia cognitiva aumenta. Lo aprendido transforma de alguna manera nuestro comportamiento.

Una cosa que nunca hay que perder de vista es que la subjetividad del investigador siempre “salpica” su oficio. Nunca es neutral. Y es imposible que sea “puro”. Todo depende de su curiosidad, coherencia ética, deseo y necesidad de información y conocimiento.

El sujeto que investiga siempre forma parte de un mundo. Es decir, tiene su mundo interior ya configurado cuando inicia su experiencia de investigación. Por ello, para ser investigador no hay que renunciar a la propia interioridad sino más bien a las determinaciones del exterior que lo mismo se presentan como pretensiones institucionales de continuidad o como respuestas ideológicamente hechas a las preguntas planteadas.

El mundo social es el territorio del investigador. Por ello, el impulso por conocer un objeto reclama toda la energía del investigador, pues para hacerlo debe avanzar hacia lo externo con un impulso creativo activado por su interioridad libertaria.

Dos son los grupos de habilidades, talentos y competencias más importantes que un investigador debe poseer. Aquellas que se refieren al manejo de técnicas, metodologías y teorías que le permitan saber cómo construir información y conocimiento. Y aquellas que tienen que ver con saber comunicar, divulgar y difundir dicho conocimiento.

Entre las características de un sujeto investigador, destacan: curiosidad, espíritu reflexivo, capacidad de admiración, exigencia, disciplina, actitud ordenada, actitud de servicio. Debe tener el hábito del pensamiento crítico, debe tener desconfianza hacia “lo establecido”, humildad, entusiasmo, y tener muy claro el “deber moral” de comunicar los resultados de sus exploraciones.

Un investigador requiere ser un buen científico y analista, un buen metodólogo, un buen “usuario” de la documentación (investigador documental), un buen documentalista (al construir listas de referencias exhaustivas), un buen escritor, divulgador y maestro.


Todo sujeto indagador elige y construye un “objeto de estudio” (el qué de la investigación), elabora un plan de trabajo, aplica técnicas y diseña metodologías, analiza la información recabada, evalúa, redacta y presenta sus resultados.

Aunque la formación de investigador es un asunto de política científica, el investigador o investigadora, se construye primero que nada como tal con la practica, aunque también por la vía de cursos y diálogos con otros que compartan su interés.

Todo estudiante universitario está preparado para asumirse hasta cierto punto como un sujeto investigador en la medida en que para aprender tiene que buscar y construir conocimiento.

¿Por qué el investigador debe ser un experto en ubicar problemas, plantear preguntas, pensar y buscar respuestas?

·         Las preguntas (motor del conocimiento) planteadas por el investigador surgen la mayoría de las veces de su propia interioridad. Por ello es importante tomar en cuenta que para asumir el oficio de indagador se debe luchar siempre por enriquecer, diversificar y complejizar con experiencias, conocimiento e información, la propia interioridad (el mundo subjetivo).

·         Además de poseer preguntas, para investigar el sujeto tiene que poseer un programa de acción y sentido que le sirva para ampliar su visión del objeto así como su interioridad. Y es que entre más avance en su conocimiento de la exterioridad más avanzará en el conocimiento de su propia interioridad.

·         El programa de acción y sentido parte de una pregunta siempre. Y aunque la pregunta sea siempre sobre algo particular (un “objeto de estudio” específico), la vocación de sentido del investigador lo llevará a proyectarse sobre la totalidad del mundo para contestarla.

·         Durante sus indagaciones, todo investigador o investigadora, hacen tres cosas: se basan en un sistema abierto de pensamiento, analizan críticamente los datos (para lo cual todo el tiempo se preguntan ¿si los hechos que estudian son correctos?, ¿si se pueden obtener datos mejores?, ¿si cabe interpretar los resultados de otra manera?), y “generalizan”, a la vez que especifican los “límites” de sus generalizaciones y hallazgos.

DEL ARTE DE PREGUNTAR Y LAS PREGUNTAS.

Porque exigen siempre una búsqueda, atención, energía, apertura, innovación y reflexión, las preguntas que cuestionan lo obvio siempre incomodan. Son incomodas.

Porque problematizan e interpelan, porque provocan vértigo, los preguntones (los filósofos, los investigadores, los artistas y los políticos “revolucionaros”) son gente incomoda; sus interrogaciones “irritan”, “molestan” y ponen en peligro, al menos por un momento, la tranquilidad de los que viven de las respuestas heredadas o impuestas, la tranquilidad del mundo de las costumbres y las recetas, el mundo de lo dado por hecho, de lo descartado por “habitual” y cotidiano, el mundo del siempre fue así y del eso me dijeron.

Porque las preguntas que preguntan por lo obvio ponen en duda el prestigio de las certezas colocadas como incuestionables, siempre, por su propia naturaleza, éstas preguntas intranquilizan el orden y la inercia reinantes, siempre introducen una ruptura, indican la necesidad de suspender el flujo de lo en apariencia resuelto e invitan a sospechar de lo que se asume como terminado.

De ahí que toda pregunta (sobre todo la que parece más simple) que por su ingenuidad cuestiona lo que nadie se cuestiona, sea siempre subversiva, rebelde y contestataria.


Porque invita a la búsqueda, indica la necesidad de movilizar los cimientos de un orden, sugiere revisar la fortaleza de lo puesto como seguro y estable; porque apunta, pone el dedo en la llaga e insiste donde nadie, por eso toda pregunta es incomoda y a la vez sorprendente.

Por lo mismo, preguntar por aquello que se da por sentado, no sólo es una forma de comunicar y afirmar la propia ignorancia, sino que también es un desafió y una provocación. ¿Por qué? Porque toda pregunta que cuestiona lo obvio en el fondo parte de una disidencia y de una inconformidad, habla del deseo de ir más allá del repertorio disponible de verdades, habla de nuestro derecho a dudar, a sospechar y diferir de las respuestas dadas, las históricamente heredadas y administradas.

Pero, ¿qué es una pregunta?

Más allá de una frase y una proposición atrapada entre dos signos, hay que decir que en el fondo, toda pregunta2 es un “arma” que suspende por un instante la hegemonía de las certezas con las que vivimos, es una pequeña batalla contra la resignación y el congelamiento, es por así decirlo, una pequeña herejía, una rebelión contra la inmovilidad y la calma. Sobre todo, para aquellos que pretenden inmortalizar sus respuestas y a veces sus preguntas, para inmortalizar su orden y legitimar su poder y sus privilegios. Tal vez por eso preguntar, aún cuando sea una forma radical de manifestar y ejercer nuestra libertad, es percibido por todos aquellos que buscan el monopolio y el control de lo respondíble y lo preguntáble, como una insolencia e impertinencia, como un acto de soberbia y delirio.

Ahora, es verdad que todo mundo ha preguntado, aunque también lo es que no todo el mundo se ha preguntado por el preguntar. ¿Por qué? Sencillo. Porque una cosa es preguntar y otra saber por qué preguntamos.

1.    Muy bien, pero ¿por qué uno pregunta por lo obvio? Al menos, por tres razones:

2.    Uno pregunta para podar la frondosidad carcelária de las creencias vigentes, su aparentemente infrangible dictadura.

3.    Uno pregunta para poner en un compromiso al que cree saber o al que quiere que aceptemos que sabe3.
Y uno (como es el caso de todo investigador) pregunta también porque no sabe, porque necesita información, porque duda, porque no está de acuerdo con algo o porque está sorprendido.





2 Etimológicamente, la palabra pregunta habla ya de lo que como acción, el preguntar es, exige y sugiere: En inglés, en francés y castellano las raíces de la palabra pregunta parten del vocablo question, derivado del quaero que primitivamente significa “buscar”. De éste quaero - buscar, pesquisa, quéte o quest -, el acto mismo del preguntar deriva en varios compuestos: De un lado deriva como enquete, enquiry y encuesta. De otro lado, del quaero deriva nuestro quiero y su compuesto requiero e inquiero, que es una manera de indicar el “pregunto”. Por otra parte, en su raíz romana, la palabra pregunta viene de el ruego o petición y de ahí el inter-rogo. Del “ruego” a su vez se derivan dos cosas distintas: en el francés se pregunta con el démander, y en el latín eso se hace con el pedir (ex-peto), que añadió el matiz del verbo simple que significa también tender-hacia o dirigirse-a. La raíz peto de la pregunta, como petición, indica in-petu y tendencia, con el cual se identifica un movimiento de persecución, que habla de el investigo e indago, en tanto “andar en pos de”. En el caso del griego, vale la pena recordar que la pregunta se designaba como erótema, que indica en su raíz el vocablo de carencia o querer, en su cercanía con el eros en tanto componente de phillia. Ahora que en el bajo latín, pregunta y preguntar vienen de percontari (del latín prae ante y cunctari dudar, vacilar), que bellamente habla de el sondeo del  marino al acercarse a la costa. Como el ciego que pregunta con el bastón, con percontari se designaba el acto de buscar sin ver bajo el agua con una pértiga. En todos los casos pregunta y preguntar hablan, pues, de una carencia: inquirir es requerir. (Para más información consultar el singular libro de Roberto F. Cruz, El hombre pregunta).
3 Consultar en: Fernando Savater, Diccionario filosófico.


En los tres casos, preguntar habla de una inconformidad, de un deseo, pero más que nada, de una carencia. Sensaciones las tres, de las cuales sólo se puede ser consciente si antes se sabe lo que no se tiene, lo que se desea o lo que nos conforma. Cosas que por supuesto, son propias sólo de los seres humanos. De ahí que preguntar sea algo humano, exclusivamente humano. Y no sólo por la facultad del lenguaje y su contraparte la auto-consciencia, sino también porque sólo quién tiene memoria e imaginación, quién tiene la capacidad de mirar y mirarse, de problematizar y problematizarse, sólo alguien así es capaz de darse cuenta de lo que tiene y de lo que le falta, de lo que quiere y lo que busca. El ser humano es el único que pregunta, porque es el lugar de la pregunta, de la insatisfacción, de la duda, de la carencia y el deseo. Es el único que pregunta, porque es el único capaz de darse cuenta, de decir y asumir que no sabe, que está insatisfecho. El hombre es el ser que se sabe a sí mismo preguntando.

Digámoslo de una vez por todas: el ser humano pregunta porque ignora. De tal modo que toda pregunta siempre “habla” de la ausencia de un saber del hombre: habla de algo que ignora. Habla de un pre-saber acerca de lo que se ignora.

Porque hay que reconocer que el que “sabe” no pregunta, si acaso pregunta para confirmar que sabe, cuando no para dejar muy claro que tiene/ejerce poder porque pregunta. Sólo pregunta verdaderamente el que no sabe. Un ejemplo: los Dioses (¡con el perdón de los monoteístas!), no piensan y no preguntan porque siendo sabios, lo saben todo, incluso que no pueden preguntar porque lo saben todo y que no necesitan pensar ni preguntar porque saben que sólo piensa y pregunta quién está limitado por su ignorancia (pues no lo sabe todo). Así, quien tiene conocimiento perfecto ni duda ni pregunta. Y los Dioses, seres perfectos, con sapiencia y conocimiento a una velocidad y capacidad infinita, no pueden preguntar ni lo necesitan porque no son ignorantes, pues lo saben todo y nunca se equivocan. Por lo mismo, están por definición incapacitados para preguntar, esto es, para hacer las “verdaderas” preguntas. Sus posibilidades ilimitadas de decirlo y saberlo todo, y sus capacidades de poder pensarlo y anticiparse a todo y a todos, son su propio limite. Gran paradoja: su omnipotencia, su omnisciencia y su ubicuidad, son quienes nutren y fortalecen su impotencia.

Los dioses son limitados por no tener limites, son esclavos de su propia capacidad por lo infinito de su capacidad. Por saberlo todo ni siquiera tienen el derecho ni la posibilidad de equivocarse: no son libres, no pueden serlo. O mejor dicho, en cierto sentido son tan “libres” que no tienen ni requieren de las alternativas u opciones que son la base para cualquier libertad. ¿Por qué no son libres? Porque la libertad es elección y toda elección es renuncia y posibilidad de equivocación. Y ya lo sabemos los dioses no se equivocan, lo equivocado es creer que pueden equivocarse. Y como preguntar es preguntarse y como preguntar es escoger y elegir entre distintas alternativas, porque son perfectos y lo saben todo los dioses no se pueden hacer verdaderas preguntas, ni pueden elegir preguntar porque ni siquiera eso se lo preguntan, porque ya lo saben: son perfectos. En otras palabras, sólo se pueden preguntar y sólo pueden elegir entre distintas preguntas y alternativas (porque preguntar es elegir entre alternativas), aquellos seres que son “inteligentes” y los Dioses son sabios, pero no son seres inteligentes, porque la inteligencia se desarrolla de cara a los límites, esto es, porque sólo son inteligentes aquellos seres que no son perfectos, aquellos seres que necesitan y desarrollan una inteligencia porque son limitados, porque no lo saben todo, porque no lo pueden todo, porque se pueden equivocar. Y es pues en ese sentido que los Dioses -a pesar de ser sabios- son de algún modo “tontos”, porque no “piensan”, porque no son “inteligentes”, porque lo saben todo y no pueden preguntar de verdad porque preguntar es cosa de inteligencia, de carencia, de límites e ignorancia.

Los seres humanos por el contrario, por nuestros límites, por nuestra finitud, por nuestra fragilidad, por nuestra acción fragmentaria, por nuestro lenguaje opaco y por nuestra infinita ignorancia (siempre paradójicamente proporcional a nuestra certidumbre sobre nuestras incertidumbres), sí podemos preguntar y preguntarnos. ¿Por qué? Porque desconocemos, porque no sabemos, porque sabemos que entre todos los aminales, nosotros somos quienes “no saben”, quienes por no saber tienen la


posibilidad y el derecho de saber. Y saber significa poder aprender y poder aprender supone el poder preguntar. Y por eso preguntamos. Y por eso elegimos hacer preguntas o no, aunque no elegimos ser limitados o ignorar, como no elegimos la humana imperiosidad de preguntar y preguntarnos.

Sí, porque preguntar e ignorar es humano, lo humano es preguntar. De ahí que se pueda deducir que, quién no pregunta:

a.    es porque en definitiva no es un ser humano y más bien es alguien que tiene la buena (¿o mala?) suerte de ser un Dios, o sea, un “tonto”.

b.    es porque aún siendo un humano (limitado como todos) es alguien que ignora su ignorancia, o sea, porque es un gran tonto, además de un gran ingenuo o un soberbio.

c.    es porque es una persona cuyo temor a preguntar y con ello su miedo a poner en evidencia su ignorancia, es más grande que la necesidad o el deseo de resolver sus dudas. O sea, porque es alguien cuyo miedo o vergüenza (como señala un viejo proverbio Danés: a quién teme preguntar, le avergüenza aprender) es más grande que sus preguntas (para ilustrar este caso, recuérdese y tómese como ejemplo la citada y manoseada frase profesoral (dicha en tono del nuevo sabio) de: “no hay preguntas tontas, sólo hay tontos que no preguntan”.

d.    es porque de plano, es alguien que le ha creído a otros tontos que (aprovechándose de su tontera) le han hecho saber que no tiene sentido preguntar (ya sea porque preguntar es buscarse problemas o porque está prohibido hacerlo), o porque otros tontos más inteligentes que él lo han convencido de que la tontera es su verdadera manera de ser y estar en el mundo.

Como sea, lo que es vital comprender, es que los seres humanos podemos preguntar porque nuestro propio andar por el mundo, nuestro actuar y vivir, por lo incierto y complejo, por estar lleno de alternativas y azares, siempre está tejido por un sinnúmero de elecciones que a cada rato nos exigen acudir al pendular movimiento de las preguntas y las respuestas.

Aceptémoslo: nada está decidido, nosotros mismos somos una pregunta, somos la posibilidad de las preguntas. Somos quienes podemos preguntar porque sabemos que no sabemos y queremos saber y sólo lo podemos hacer preguntando.

Ahora que tampoco caigamos en el error de reducir la pregunta al puro deseo de conocimiento e información, o a la mera pulsión por el saber mismo. Porque las preguntas no sólo hablan de un deseo de saber cosas, de una insatisfacción por carencia de conocimientos. Recordemos que en la medida de que no hay preguntas sin preguntante, en esa medida las preguntas hablan también de una insatisfacción por lo que acontece al que pregunta, por lo que le sucede y se le impone. Las preguntas comunican y describen al que pregunta.

Para decirlo de otra manera, las preguntas hablan de algún problema y también de algún deseo específico y concreto de quién las formula. Y así es como preguntar designa entonces el acto de búsqueda, la intención de indagar o la imperiosidad de investigar, para conocer, pero sobre todo, para transformar. Lo cual indica que las preguntas que nos meten en problemas, ellas mismas son la expresión de un problema que tiene quien pregunta. Un problema que quien pregunta busca solucionar.

Porque todo preguntar es un buscar, preguntar es preguntarse, preguntar es buscar y buscarse. Y por eso, preguntar es actuar. Pero como no se puede buscar sin moverse y mover a la vez, el preguntar como actuar cuando es “verdadero” deja de ser una acción aislada y coyuntural para convertirse, más que en un acto lingüístico, en un modo de comportarse, en una manera de mirar y mirarse.


No es casualidad entonces que el único ser que pregunta sea el único que hace y construye caminos e hipótesis. El único que puede vivir preguntando y buscar preguntando. El único que asumiendo su no saber o sus problemas, puede elegir el preguntar como un modo de andar, como un oficio.

Como tampoco es casualidad que a partir de ahí el preguntar sea relacionado con el caminar, pues en muchos sentidos interrogar es como caminar, del mismo modo como para poder caminar (lo mismo en la noche del bosque o en la noche de nuestra incertidumbre e ignorancia), hay que andar con dignidad y humildad, o sea, equivocándose y avanzando a tientas, eligiendo entre distintas posibilidades y soluciones: preguntando y preguntándose. Esto es, respondiendo y eligiendo por donde caminar, con las propias preguntas como camino y respuesta.

Sí, porque preguntar es como caminar y como preguntar abre caminos, por eso la pregunta de inicio  a fin puede ser tomada ella misma como un camino, como un sendero que ya en sí mismo es una especie de respuesta. ¿Por qué? Porque toda pregunta es paradójica. Ya que siendo un saber en cuanto carencia de saber, toda pregunta manifiesta un presaber acerca de lo preguntado. O sea, toda pregunta indica el ámbito de su respuesta, señala, jerarquiza, apunta. Es decir, toda pregunta abre y crea un espacio, ilumina un sector, delimita y pone ante nosotros un problema, nos lo precisa y presenta, aunque también localiza y delimita al que la hace. De cualquier manera, toda pregunta es un énfasis: pone la dirección en la que se haya la respuesta. Toda pregunta es, por decirlo así, una respuesta siempre en gestación: es y habla de un “embarazo”, de un futuro parto. Es posibilidad, es una respuesta siempre a punto de nacer.

A este respecto, como todo embarazo y gestación, las preguntas abren el futuro y permiten la esperanza, tienen que ver con el futuro. Y por una sencilla razón, porque las respuestas siempre están por delante. Son dichas adelante de las preguntas. Son posteriores a las preguntas. Porque en el futuro es donde se hallan las respuestas, aún cuando lo que se pregunte tenga que ver con el pasado, aun cuando la misma pregunta haya sido hecha en el pasado.

Unas respuestas que a pesar de su contundencia, jamás detendrán el inmenso caudal de las preguntas, pues siempre hay y habrá más preguntas que respuestas4. Ya que las respuestas no aniquilan ni agotan las preguntas, más bien coexisten con ellas. Al grado que para el ser humano, ignorante y limitado por naturaleza, cada respuesta es y siempre será fuente de nuevas dudas, de nuevas preguntas.

Y aunque todo poder y sistema siempre indique que sólo se puede preguntar lo preguntable, lo permisible según su discurso, y aunque muchas veces a través de las preguntas (el quién las hace, para qué y cómo las construye) se señale quién tiene y ejerce el poder y qué es lo que busca (como es el caso de los interrogatorios policiales o de los exámenes escolares y profesionales, donde en la practica se reitera que quién hace las preguntas es “quién manda”, vigila y sanciona porque “sabe” y tiene la “autoridad”, y quién responde es quién se sujeta a ciertas normas que el poder impone cuando señala: ¡limítese a responder!), mientras el poder sea ejercido por seres humanos imperfectos y limitados, siempre habrá orificios y nada que se pueda traducir al lenguaje será impreguntable, como también, en principio, aunque no se sepa cómo ni cuando, nada será irrespondible mientras  sea preguntable. Esa debe ser al menos, nuestro sueño, nuestra esperanza. ¿Encontraremos la respuesta? Eso sólo lo sabremos de una forma: preguntando, inquiriendo, caminando sobre nuestras dudas, pensando.






4 Si preguntarse nos coloca ante la posibilidad de librarnos permanentemente “de la red de certidumbres establecidas”, también nos coloca ante la ingenua tentación de producir nuevas respuestas para sustituirlas por otras y otras. Grave error: no debemos preguntar para administrar celosamente las respuestas, sino para pensar soluciones y llevar a cabo transformaciones. Al fin y al cabo ese es el verdadero sentido de toda respuesta: responder por.


¿QUÉ SIGNIFICA PENSAR?: ALGUNAS REFLEXIONES.

Pensar, ni consuela ni hace feliz. Pensar se arrastra lánguidamente como una perversión; pensar se repite con aplicación sobre un teatro, pensar se hecha de golpe fuera del cubilete de los dados. Y cuando el azar, el teatro y la perversión entran en resonancia, cuando el azar quiere que entre los tres haya esta resonancia, entonces el pensamiento es un trance, y entonces vale la pena pensar.

Michel Foucault.

Como toda verdadera pregunta, la pregunta por el pensar no es nueva5. Es quizá tan antigua como lo es la reflexividad humana, esto es, la mirada del ser humano mirándose a si mismo mirando. Y aunque tal vez sea mucho más vieja de lo que sospechamos, lo que sí es seguro es que en este, nuestro aleccionador siglo, el filosofo alemán Martín Heidegger es quién de manera más radical y novedosa se planteó la ya mencionada pregunta6. ¿Cual fue su respuesta? y ¿cuál ha sido la respuesta de otros pensadores? Aquí de eso hablaremos.

Siguiendo las milenarias huellas de la tradición filosófica Occidental, al rededor de los años 50 y después de mucho pensar (único modo de dar cuenta acerca de lo que sea pensar), el filósofo alemán llegó a la siguiente conclusión: que pensar verdaderamente no es el resultado de un mero ejercer la humana facultad del pensamiento, que pensar no es opinar (no es decir “yo pienso”), que pensar no es pensar por pensar, que pensar no es estudiar a los que han pensado, que para pensar no vasta con pretender o desear pensar, que el talento o la pura posibilidad de pensar no garantiza el pensar mismo, que más bien y mucho más allá de lo que a unos y otros designa el verbo, pensar es, ante todo, pensar lo gravísimo.

En otras palabras, para Martín Heidegger pensar es meditar y poner atención en aquello que de por sí, por su propia naturaleza grave (esto es, oscura, incierta y amenazadora), nos da la espalda y se sustrae a nosotros los seres humanos. Cosas que a pesar de amenazarnos (como la exclusión y la destrucción de la naturaleza, hechas ya costumbre), por su aparente obviedad, por pertenecer a lo cotidiano y a lo habitual se ocultan de la mejor manera: a la vista de todos, frente a nuestros ojos, o mejor, en ellos. Y por eso son tan graves, porque por su cercanía no nos percatamos lo grave que son, ya que la manera en que más hace daño lo grave es ocultándose, incluso, en la mirada.

Así, para Heidegger, lo gravísimo (que no es algo inventado ni prefijado por quién quiere pensar) es aquello que imponiéndose, siempre reclama pensarse, aquello que por “cualidad”, aunque se oculte, guarda lo digno de ser pensado.

¿Que es aquello digno de ser pensado? No cualquier cosa: es aquello que nos da de que pensar. Y  lo que según Heidegger da más de que pensar porque es algo gravísimo, es el hecho mismo de que







5 Las grandes preguntas de los seres humanos, suelen ser las viejas preguntas, las que siempre se sostienen y no se agotan con sus respuestas. Son las preguntas con las que todo ser humano camina. La pregunta por el pensar es una de ellas. Y si bien la pregunta no es nueva, lo que si ha cambiado porque depende de muchas circunstancias, han sido las respuestas. Ya que las respuestas dependen de la historia, de la experiencia humana, del avance del conocimiento o de situaciones específicas. Las grandes preguntas por el contrario no han cambiado mucho.
6 Así como no existe la propiedad privada sobre las ideas y las respuestas (aun cuando hoy se nos insista que hay un copy rigth y unos derechos de autor), hay algunas preguntas que aunque no tengan un dueño exclusivo, si han tenido su origen histórico en algún preguntador o en alguna comunidad de preguntones. Tal es el caso de la pregunta por el pensar, que a pesar de haber sido esbozada desde hace mucho, nunca alcanzo la profundidad y el peso como cuando fue planteada por el polémico pensador alemán Martín Heidegger.


en nuestra época grave los seres humanos todavía no pensamos, esto es, que no hemos aprendido a pensar7.
Cosa gravísima que para el filósofo lo que indica es la necesidad de plantear al recordar (la batalla contra el olvido del olvido), como la primer condición de todo pensar, pues lo gravísimo como se oculta, se queda muchas veces en el olvido, un olvido que siempre hay que recordar para poder pensar. ¿Recordar para qué? Para tener en cuenta dos cosas: que todavía no pensamos y que estamos como estamos, porque aun no lo hemos hecho del todo. De ahí entonces, que para Martín Heidegger, pensar, se parezca mucho a recordar y también a saber escuchar. ¿Escuchar qué? Lo grave: la magnitud y la seriedad de la devastación (como obstrucción del futuro de la humanidad) que el ser humano está provocando por no saber pensar.

Pero dejemos a Heidegger y recordemos la postura de otro filósofo: Eduardo Nicol, español exiliado en México para quién pensar no es posible si antes no se tiene lo indispensable para hacerlo: problemas que nos hagan y nos exijan pensar. Y el más grande problema según este pensador (es decir, lo que más ha de pensarse en nuestra época grave), no es que todavía no pensemos, sino el hecho inaudito de que el pensar mismo y hasta las posibilidades futuras de hacerlo están en terrible peligro. Esto es, el problema que hoy más nos debe hacer pensar es el hecho de que el ser que piensa (por el aumento de su capacidad técnico/científica y por los efectos de la industrialización), en tanto único ser con libertad y único ser que da razones y usa la razón, está en peligro, porque su voracidad, su falta de sapiencia, su enorme capacidad bélica y su ambición por dominar a la naturaleza, poniendo en peligro su porvenir, lo están volviendo ciego respecto al adecuado uso de la razón y la palabra, al punto de dejarlo casi sin alternativas, es decir, sin libertad, sin aquello que por excelencia lo distingue.

De lo cual se desprende que para Nicol, pensar, es hoy más que nunca someter a examen las condiciones de posibilidad del pensar, porque, ha dicho, estamos en una época sorprendente que ha puesto ante nosotros muchos problemas graves que ponen en peligro la existencia misma del hombre, una época donde el porvenir mismo de todo pensar depende de nuestro actual arrojo para pensar y actuar. ¡Si el futuro ya no es lo que era antes, el pensar tampoco!

En otro sentido, para el filósofo latinoamericano Enrique Dussel, pensar significa, ante todo, pensar lo impensado, cuestionar lo obvio, lo dado, lo aparentemente irrefutable. ¿Por qué? Porque para Dussel, en tanto habitantes de distintos mundos8, no sólo físicos sino llenos de sentido (mundos y universos simbólicos recibidos y heredados, con proyectos y valores muchas veces ya puestos), los seres humanos sólo podremos pensar en la medida en que seamos capaces de cuestionar lo obvio. Y como para cuestionar lo obvio y lo dado es necesario pensar y esclarecer siempre y por fuerza la cotidianidad, entonces, para pensar es necesario poner en crisis nuestro mundo de la vida cotidiana, nuestra cultura, nuestras inercias, nuestros valores, ideas y proyectos.

En otras palabras, para este último filósofo (quién, por cierto, ha dicho que la cotidianidad y no los textos es lo que vale la pena de ser pensado), pensar es reflexionar y poner en crisis nuestros fundamentos, es esclarecer y pensar nuestros presupuestos, aquello que secretamente nos sostiene, es ir más allá de lo pensado.

¿Para qué? No para envanecernos de que por cuestionar lo dado, pensamos, sino para actuar, para no cometer el error de ser injustos, para no ser participes de la destrucción o la muerte, para no ser




7 ¿Por qué Heidegger llego a decir esto? Por varias razones. Por su convicción de que en los 50s (momento en el que reflexiono sobre lo que sea el pensar) lo que estaba comenzando a dominar al hombre era la idolatría de la técnica, es decir, el aumento de la capacidad humana de obrar en detrimento de la capacidad de pensar. Otra era porque decía que el mundo estaba ya en un proceso de devastación, porque no pensábamos.
8 Hay que aclarar que aquí por mundo, Dussel siguiendo a Heidegger, lo que entiende es un horizonte dado de sentido, una forma de estucturar valores, proyectos e ideas. Un horizonte de comprensión específico, eso es mundo para este pensador.


los cómplices de un sistema que produzca víctimas o que justifique su existencia. Porque si pensar es romper esquemas y prejuicios, y si pensar no es pensar textos, ni contemplar reflexivamente situaciones “desde lejos”, sino también sentir, ser sensible y solidario con las víctimas de cualquier sistema y orden, entonces pensar es de algún modo ubicar/percibir la injustica, para luego luchar por transformar la realidad histórico/social que se vive. Lo cual desde luego implica romper muchas veces con el mundo propio, ponerlo en crisis para abrirse al otro, al diferente, al excluido, a la víctima, para escucharlo y considerarlo, para hacerle justicia y luchar hasta reivindicarlo. Por ello pensar si es una forma de luchar contra la muerte justificada y provocada (del ser humano y la naturaleza), también es una cuestión ética, es una forma de tomar partido, de asumir una posición política explícita9: pensar es una forma de estar en el mundo para intentar transformarlo y mejorarlo10.
Bien, esto es lo que han dicho tres grandes pensadores (que pensar es pensar lo gravísimo que es no pensar, que pensar es pensar las condiciones del pensar y que pensar es pensar lo impensado: la cotidianidad y el otro), pero como contestar la pregunta de qué significa pensar nunca dependerá tan sólo de definir o repetir aquello en lo que consiste pensar, sino más que todo en ponerse a pensar, vale la pena aventurarse a caminar por cuenta propia, atreverse a pensar y ahora preguntar desde nuestro ámbito específico (la comunicación y la investigación): ¿qué es lo gravísimo, lo digno de ser pensado?
































9 Al respecto, el propio Dussel ha escrito: El pensar que no se compromete con la realidad histórica, siendo esta la única que nos ha sido dada para ser vivida, es un pensar sofístico, inauténtico y culpable de solidarización con el status quo, con la dominación imperial y con el asesinato del pobre. Cosa que evidentemente también se puede aplicar a aquellas formas de pensar de sujetos que, por tener bloqueada su percepción, por guiarse por criterios formales y abstractos y por totalizar como única forma de razón a la racionalidad instrumental, no toman consciencia del problema ecológico, del racismo, la pobreza, el patriarcalismo, la homofobia y muchos otros problemas.
10 Por eso también, como dice, Fernando Savater (el filósofo más “conocido” y “publicitado” del idioma), cuando se refiere
a aquello que interpelando desde la realidad, mueve a todo pensador a pensar: El estremecimiento que conmueve al pensador, contagiara su temblor a lo pensado y por ende a la realidad misma: el mundo trepida cuando se reflexiona críticamente sobre él.


LAS FASES DE UNA INVESTIGACION CIENTIFICA.

Las tres fases de una investigación científica.
De inicio a fin, todo proceso de investigación se lleva a cabo en tres fases, durante las cuáles se llevan a cabo tres tipos de acciones que producen tres distintos tipos de documentos:

FASE DE LA INVESTIGACIÓN
ACCIONES QUE IMPLICA
TIPO DE DOCUMENTO QUE
PRODUCE
CARACTERÍSTICAS DEL DOCUMENTO


Primera Fase: Planeación
Elegir un tema, ubicar un  problema, plantear preguntas, diseñar metodología, planear acciones, organizar todo el proceso de la
indagación


Proyecto o protocolo de investigación


Claridad Coherencia Sencillez



Segunda Fase: Ejecución
Aplicación de técnicas de investigación

Búsqueda, recuperación y organización de la información

Construcción de datos
Diario de campo Cuadernos de notas Bitácoras Cuestionarios Grabaciones Entrevistas Fotografías Ficheros
Fichas de lectura


Profundidad Descripción Riqueza Diversidad






Tercera Fase:
Evaluación-Comunicación de los resultados

Organización y Análisis de la información

Redacción y revisión del reporte

Comunicación por escrito y Presentación de los resultados de la investigación
(a grupos especializados)

Divulgación del conocimiento científico (al público en general)
Reporte escrito o informe de investigación científica :
tesis, artículos, monografías, tratados, manuales

Productos de investigación: vídeos, presentaciones en Power Point,
CD-ROM multimedia, páginas web, exposición fotográfica,
reseñas




Claridad Amenidad Novedad Evidencias Contundencia Argumentos Coherencia


La primera fase: Encontrar un ámbito temático de interés, ubicar un problema, plantear preguntas y elaborar un proyecto de investigación.

Partiendo de que siempre se debe realizar una investigación para responder ciertas preguntas en torno a un problema, se puede decir que en la elección de un tema de investigación, intervienen dos tipos de factores igualmente importantes:

1.    Factores “objetivos”: que implican primero la existencia y ubicación (por parte del investigador) de un problema practico que se pueda transformar en un tema de investigación específico (que sea de interés y útil a la sociedad) sobre el cual se pueda presentar un enfoque novedoso.

2.    Factores “subjetivos”: que implican el gusto o interés por el tema, capacidad para  desarrollarlo, disponibilidad de tiempo, disponibilidad de recursos, disponibilidad de material necesario (bibliografía e instituciones documentales accesibles) y condiciones favorables para contactar colaboradores.

Cuando se percibe un problema y se elige un tema de investigación, lo primero que hay que evaluar para ubicar su pertinencia, es su amplitud, su utilidad, el tiempo y los recursos que exige, el enfoque que precisa. Para ello, siempre es útil señalar ¿qué es?, decir ¿para qué es?, aclarar ¿para quién es?, precisar ¿dónde? y ¿cómo se realizará?,

La elección del tema es un punto clave de la primeta fase de toda investigación. Según Umberto Eco, se tiene que elegir un tema que sea accesible y que no rebase las fuerzas, recursos y capacidades del estudiante/investigador. Se deben deshechar temas muy amplios y generales, si no se habala otro idioma, se deben deshechar los temas que exijan lecturas en distintos idiomas...En resumen, para hacer una buena elelcción se debe delimitar muy bien el tema y los documentos sobre el mismo deben estar disponibles y no sobrepasar las capacidades del investigador.

De ahí en adelante, todo el proceso de la investigación será un ejercicio de permanente organización, disciplina, reflexión, atención y concentración. Por ello, aunque parezca obvio, es importante reconocer los tres puntos siguientes:

·         Que no hay investigación sin “problemas” que resolver.
·         Que no hay investigación sin “preguntas” que responder.
·         Y que no hay preguntas sin “sujeto” que las formule, y busque siempre, bajo el método científico, responderlas con el objetivo de solucionar el problema que las generó.

El proyecto de investigación.

Siendo la columna vertebral de la primera fase de toda investigación (la de planeación), el proyecto de investigación es el “andamio”, el diseño de la “obra negra”, la “radiografía” primera en la cual el sujeto investigador se basa para llevar a cabo su búsqueda de respuestas. Es el documento en el cual mediante argumentos y explicaciones se registran uno a uno los pasos que el indagador tiene que dar para construir el conocimiento e información sobre su objeto de estudio.

Un proyecto de investigación para cumplir con eficacia su misión, tiene que ser: claro, sencillo, preciso, escueto, coherente, lógico, bien argumentado y razonado, sin ambigüedades ni vacíos: bien redactado.

Los componentes deseables de un proyecto de investigación en comunicación, son los siguientes:


Descripción general del proyecto:

1.    Título y subtítulo de la investigación
2.    Objeto de estudio específico:
3.    Ámbitos temáticos
4.    Tópico o tema al que pertenece la investigación:
5.    Problema practico:
a.    condición
b.    costo
6.    Justificación:
a.    ¿Por qué es importante hacer la investigación?
b.    ¿Qué le sucede a la sociedad si yo no la llevo a cabo?
7.    Preguntas de investigación:
a.    generales
b.    específicas
8.    Objetivos de investigación:
a.    a) generales
b.    b) específicos
9.    Marco teórico interpretativo:
a.    Nombre de la teoría(s)
b.    Datos biográficos del autor de la teoría
c.    Contexto histórico de surgimiento y desarrollo de la teoría
d.    Explicación de la teoría
e.    Aplicación de la teoría al objeto de estudio.
10.  Principales conceptos teóricos
11.  Hipótesis:
12.  Tipo de investigación:
13.  Metodología:
14.  Técnicas de recopilación de la información:
15.  Técnicas de análisis de la información:
16.  Resultados deseados:
17.  Impacto esperado:
18.  Recursos humanos y materiales necesarios para llevar a cabo la investigación:
a.    Recursos Humanos
b.    Recursos materiales
19.  Cronograma:
20.  Índice tentativo del reporte escrito de investigación:
21.  Lista de referencias de los documentos recopilados durante la elaboración de proyecto:

Breve explicación de cada uno de los puntos del proyecto de investigación:

Descripción general del proyecto: (después del índice, ésta es la primera parte del proyecto. Aquí de lo que se trata es de hacer un resumen introductorio de todo el proyecto en máximo un par de hojas. Aquí se tiene por lo tanto que señalar con claridad el objeto de estudio específico, los ámbitos temáticos, el problema practico, la justificación, las preguntas, los objetivos, la metodología, las técnicas, los resultados deseados y el impacto esperado).

1.    Título y subtítulo de la investigación (ambos tienen que ser claros y sin ambigüedades, se recomienda que el título/subtítulo indiquen perfectamente en qué consiste la investigación y cuál es el objeto de estudio)

2.    Objeto de estudio específico: (aquí no se redacta lo que se “va a hacer” durante la indagación, tan sólo se indica lo que se va a estudiar e investigar, es decir, luego de haber delimitado el “objeto de estudio” temporal y espacialmente al máximo, se señala el “fragmento de realidad” que uno va investigar)


3.    Ámbitos temáticos (o áreas de interés en el que se inscribe el proyecto) de los cuáles se podrá obtener información sobre el objeto de estudio: ( aquí se indican cuáles son los “campos del conocimiento humano”, o mejor dicho, las disciplinas científicas o humanísticas de los cuáles se piensa obtener información sobre el “objeto de estudio” específico)

4.    Tópico o tema al que pertenece la investigación: (Aquí se indica el tema general al que pertenece nuestra pequeña investigación específica)

5.    Problema practico: (es quizá el elemento que da pie ala elaboración de todo el proyecto de investigación. El problema es la formalización de una necesidad en la que aparecen dificultades sin resolver. Definir un problema es declarar en forma clara y precisa los diversos elementos del mismo, de tal manera que éstos queden bien precisados al igual que sus relaciones mutuas. Por ello, para ubicarlo, hay que describirlo contextualmente, es decir, en relación con el medio dentro del cual aparece con el fin de adquirir una visión más amplia  para su posible solución. Lo cual exige situarlo con precisión en términos espacio-temporales y señalar los diversos aspectos que han incidido en su aparición. Al definir el problema se hace posible que otros entiendan lo que se pretende resolver con la investigación).
a)    condición (aquí, explicando siempre de lo muy general a lo muy específico, se señalan y describen los elementos de la “realidad” que al combinarse permiten que el problema
-que nos empuja a hacer la investigación- exista).
b)    costo (aquí se argumentan y describen los costos o consecuencias sociales que genera el problema).

6.    Justificación:
a)    ¿Por qué es importante hacer la investigación?
b)    ¿Qué le sucede a la sociedad si yo no la llevo a cabo? (aquí se contestan las dos preguntas anteriores a partir de argumentos coherentes, lógicos y convincentes)

7.    Preguntas de investigación:
a)    generales (aquí se señalan las preguntas que se plantea uno a partir del problema practico, se trata de las preguntas centrales que nos impulsan a realizar la indagación) y
b)    específicas (aquí se redactan el mayor número de pequeñas preguntas –obvias- que requerimos responder para contestar las preguntas generales)

8.    Objetivos de investigación: (consisten en la redacción de lo que se pretende realizar con la investigación, son un enunciado claro y preciso de las metas que se persiguen en la investigación. Tienen que ser coherentes entre sí y deben de ser factibles).Los objetivos son de dos tipos:
a)    generales (aquí se redactan las preguntas generales en forma de objetivo, anexándoles sólo un verbo en infinitivo. Estos objetivos son siempre los que señalan aquello central que se quiere lograr con la investigación).
b)    específicos (aquí se redactan las preguntas específicas en forma de objetivos, anexándoles sólo un verbo en infinitivo. Los objetivos específicos, indican lo que se pretende realizar en cada uno de las etapas del proyecto, estos objetivos tienen que ser evaluados en cada paso para conocer los distintos niveles de resultados. La suma de objetivos específicos es igual al objetivo general).

9.    Marco teórico interpretativo: (es la teoría a partir de la cual el sujeto investigador interpreta su objeto de estudio. Las funciones de todo marco teórico son: delimitar el área de investigación, sugerir guías de investigación, reunir conocimientos existentes en el área que se va a investigar, expresar proposiciones teóricas generales....Para construir el marco teórico, hay


que revisar la literatura existente, cerciorase de la “autoridad intelectual” del autor o los autores seleccionados, revisar la vigencia de la información consultada, revisar la época de producción de la teoría, revisar la claridad y coherencia de los principios postulados y supuestos sobre los cuáles se apoya la teoría, revisar la solidez de la teorías) Cinco son las puntos del marco teórico interpretativo:
a)    Nombre de la teoría(s),
b)    Datos biográficos del autor de la teoría,
c)    Contexto histórico de surgimiento y desarrollo de la teoría,
d)    Explicación de la teoría,
e)    Aplicación de la teoría al objeto de estudio.

10.  Principales conceptos teóricos (aquí se hace una lista de conceptos o categorías que más se van a utilizar durante la investigación, se define cada uno y se indica la fuente a partir de la cual se construyó la definición)


CONCEPTO

DEFINICIÓN
REFERENCIA DOCUMENTAL DE LA
FUENTE DE DONDE SE OBTUVO LA DEFINICIÓN










11.  Hipótesis: (es el eslabón entre la teoría y la investigación. Una hipótesis propone una respuesta al problema de investigación, al tiempo que sugiere una explicación a ciertos hechos y orienta la investigación de otros. Las hipótesis deben establecer las “variables” a estudiar, fijan limites, establecen relaciones entre variables, sirven de base a inferencias que nos ayuden explicar el objeto de estudio, proponen una solución tentativa al problema investigado, ayudan a mantener la consistencia con los hechos. Hay distintos tipos de hipótesis. Por su “formulación” pueden ser: a) general o empírica, de trabajo u operacional, nula y b) de investigación, operacional, estadísticas. Por su “objeto”, pueden ser descriptivas o causales. Por su “extensión”, pueden ser singulares, estadísticas, generales restringidas, universales no restringidas. También pueden ser genéricas, particulares, empíricas, plausible, ante-facto, post-facto, convalidadas. Las cualidades de una buena hipótesis, son: generalidad (deben trascender la explicación conjetural de lo singular) y especificidad (deben permitir el desmenuzamiento de las operaciones y predicciones). Debe estar bien definidas sus  variables, sus términos deben ser precisos. Por su referencia empírica deben poder comprobarse y refutarse, es decir, poder ser sometidas a prueba. Para evaluarlas hay que saber si hay precisión conceptual en sus variables, si hay precisión operacional, saber si responden al problema, si permiten predicciones, si orientan la investigación, si proponen relaciones lógicas entre variables). La construcción de hipótesis es opcional según se trate del tipo de investigación. Regularmente para las investigaciones exploratorias no se recomienda elaborar hipótesis.

12.  Tipo de investigación: (aquí se señala el tipo de investigación que uno va a realizar según sean sus objetivos, su objeto de estudio, su temporalidad, su estrategia metodológica y su alcance o nivel de profundidad)

13.  Metodología: (aquí se trata de contestar las siguientes preguntas: ¿cuál es la estrategia metodológica que se va a seguir para realizar la investigación?, ¿por qué se eligió esa estrategia?, ¿cómo se va a llevar a cabo toda la investigación? y ¿en qué orden?)


14.  Técnicas de recopilación de la información: (aquí se señalan cuáles técnicas de recopilación se piensan usar, se explica por qué se eligió esas y se dice cómo es que se van a aplicar)

15.  Técnicas de análisis de la información: (aquí se señalan cuáles técnicas de análisis se piensan usar, se explica por qué se eligió esas y se dice cómo es que se van a aplicar)

16.  Resultados deseados: (aquí se describe qué es lo que en términos ideales o “utópicos” uno desea que suceda con la investigación)

17.  Impacto esperado: (aquí se señala con humildad qué es lo que de manera concreta seguramente sucederá con la investigación)

18.  Recursos humanos y materiales necesarios para llevar a cabo la investigación: a) Recursos Humanos, b) Recursos materiales (explicar ¿cuáles, su costo y para qué se van a ocupar?)

19.  Cronograma: (aquí hay que hacer una tabla de word dónde se describa la secuencia de las actividades de toda la investigación periodizadas una a una por fecha)

cronograma de actividades
Actividad
Septiembre
Octubre
Nov
Dic
Enero
Feb
Elaboración del Proyecto de Inv.
X





Búsqueda de Referencias
Documentales

X





Lectura de documentos

X




Aplicación de
encuestas

X




Organización y
análisis de los resultados



X



Redacción del Primer Borrador
del Reporte




X


Redacción del
segundo borrador del Reporte





X

Presentación del reporte





X

20.  Indice tentativo del reporte escrito de investigación: (aquí se trata de imaginar cual sería el índice posible del reporte de investigación, es decir, se trata de plantear los capítulos (mínimo
3) y subíndices que tendría el reporte escrito, y se les da un orden que siempre tendrá que ir de lo más general a lo más específico)

21.  Lista de referencias de los documentos recopilados durante la elaboración de proyecto:
Las referencias son los datos y representaciones lingüísticas que permiten localizar los documento recopilados durante la elaboración del proyecto de investigación.
Existen varias formas de elaborar las listas de referencias según sea el sistema o el “estilo” que se utilice para hacerlo. Los sistemas y estilos mundialmente más reconocidos para elaborar las listas de referencias son: El sistema de la American Psychological Association


(APA), el sistema propuesto por Kate L. Turabian (sistema TURABIAN), el sistema de la Modern Language Association (MLA), el estilo propuesto por el The Chicago Manual of Style (sistema CHICAGO), y el sistema Harvard.

Para el formato de proyecto de investigación que se proponen en estos Apuntes de Investigación d ela Comunicación I, las listas de referencias se harán bajo el Sistema Harvard. ¿La razón? Porque se considera que es el sistema más “ergonómico” y practico.

El número mínimo de referencias documentales que debe incluir cada proyecto de investigación es de 50.

El orden de los datos que deben incluir todas las referencias hechas bajo este sistema, es el siguiente:

APELLIDO, Nombre (Año de publicación). Título. Editorial, País, Ciudad, Páginas.

La segunda fase: la ejecución de la investigación. La tercera fase: la comunicación y presentación de los resultados.

LA DOCUMENTACION CIENTIFICA.

¿Qué es un documento?

¿QUE ES UN DOCUMENTO, COMO SE DEFINE, CUANTOS Y CUALES SON LOS TIPOS DE DOCUMENTOS QUE EXISTEN?

Definición Perspectiva histórica Relevancia actual
Tipos de documentos En papel
Visuales e iconográficos Sonoros
Digitales

El concepto de “documentación científica”.

CARACTERISTICAS DE LA INFORMACION DOCUMENTAL

¿Qué es la información?
¿Qué es la información documental?
La naturaleza de la información documental Límites y ventajas
Alcances epistemológicos

¿CUANDO SE HACE INVESTIGACION DOCUMENTAL?

Decisiones y acciones: ¿cuándo se hace investigación documental?

CULTURA DE INFORMACION.


¿Por qué es importante “documentarse” cuando se realiza una
investigación científica?


DOCUMENTARSE: ¿PARA QUE?
Documentarse es un acto central en toda investigación. La fase de documentación se inserta en la segunda fase de toda investigación. Implica la búsqueda de “huellas” de los que nos han precedido. Para ello hay realizar una búsqueda exhaustiva de documentos que permite conocer el “estado de la cuestión” del objeto de estudio a fin de evitar la repetición o la duplicidad ingenua.

Un investigador es un “usuario de la documentación” cuando maneja los documentos para hacer su trabajo y redactar, y es un “documentalista” cuando busca, recopila y evalúa los documentos y construye las listas bibliográficas de referencia.

La técnica de investigación que permite la documentación se conoce como “técnica de investigación documental”. Se trata de un “paquete técnico” que involucra muchas acciones, decisiones, saberes, estrategias y recursos.

DEFINICION DE LA TECNICA DE INVETIGACION DOCUMENTAL.



¿Cómo se “documenta” un investigador?. El proceso de investigación
documental.

FASES DE UNA INVESTIGACION DOCUMENTAL.
La estructura general del proceso
Ubicación de las necesidades de información Selección de unidades documentales Búsqueda y selección de fuentes Construcción de referencias
Análisis, crítica y decodificación de los documentos La organización de la información
La elaboración de los productos de investigación

Dos son las fases de un proceso de documentación: 1) Búsqueda, recopilación de documentos, lectura-análisis y presentación de resultados. 2) Elaboración de listas bibliográficas exhaustivas.

En otro sentido el orden de una investigación documental sería el siguiente:

1.    Ubicación de preguntas y detección de necesidades de información
2.    Selección de unidades documentales o de instituciones informativo-documentales.
3.    Búsqueda, recuperación y obtención de fuentes de información.
4.    Construcción de referencias documentales
5.    Organización y análisis de los documentos.
6.    Elaboración de productos de investigación (nuevo documento o listas de referencias) y presentación de resultados

¿A partir de qué se “documenta” un investigador?. Las fuentes

documentales.

LAS FUENTES DE INFORMACIÓN

Definición
Valor informativo de las fuentes Tipología


Literatura comercial
Las obras de consulta Los libros
Tipos de libros
Las publicaciones periódicas La literatura gris
Documentos especiales
El códice
El manuscrito Los incunables
Las pinturas Las fotografías Las películas Los vídeos
Los audiocassetes, los discos y los cd´s Los CD-ROM
Las páginas web
Otros soportes de memoria

Existen dos tipos de fuentes: Primarias (documentos de primera mano) y Secundarias (o literatura crítica, que reproduce partes de las fuentes primarias).....
Las fuentes de primera mano son  ediciones  originales  o  ediciones  críticas  de  la  obra  en  cuestión        una traducción no es una fuente de primera mano, una antología tampoco (según Eco “es
un alimento ya masticado”)....

¿Dónde se documenta un investigador?. Las instituciones documentales.

LAS UNIDADES DOCUMENTALES.

Las empresas informativas en el contexto de la industria de la información Las unidades documentales: definición
La cadena documental y los usuarios Tipología
La biblioteca
Historia
Sistemas de clasificación Servicios
Biblioteca pública Biblioteca universitaria Biblioteca especializada Biblioteca híbrida Biblioteca electrónica Biblioteca digital Biblioteca virtual
La hemeroteca Los archivos
Los archivos públicos Los archivos privados Los archivos familiares
Los centros de documentación Los centros de información
La fototeca La filmoteca La videoteca


Los museos
La pinacoteca La mapoteca
La fonoteca (audioteca) Las bases de datos
Tipología
Bases de datos en Ciencias Sociales y Humanidades
¿Internet?

LA BUSQUEDA DE INFORMACION DOCUMENTAL.

Los primeros pasos
Las fases de documentación
¿Cuándo detener la búsqueda?: el problema de la redundancia informativa La búsqueda de información en bibliotecas
Los catálogos
Los sistemas manuales Los sistemas digitalizados
La búsqueda por temas La búsqueda por título La consulta
La reprografía: el grado xerox de la escritura La búsqueda en hemerotecas
La búsqueda en archivos
La búsqueda en bases de datos Proceso de búsqueda en internet
La búsqueda con intervención de los mediadiores y especialistas
El gran reto para el investigador mexicano: la superación de las dependencias tecnológicas

“Elaborar una bibliografía significa buscar aquello cuya existencia no se conoce todavía. El buen investigador es el que está capacitado para entrar en una biblioteca sin tener ni idea sobre un tema y salir de ella sabiendo algo  más sobre el mismo” (Eco:80)

¿Qué es lo primero que hay que hacer con los documentos recopilados?. La construcción de las listas de referencias documentales.

LA CONSTRUCCION DE REFERENCIAS.

¿Qué es una referencia?
Sistemas de referencias bibliográficas Las normas ISO
El sistema Europeo
El sistema MLA
El sistema Tubarian EL sistema Norteamericano
El sistema Harvard El sistema Chicago El sistema de la APA

En general las referencias que (según el Manual de Publicaciones de la APA) se pueden hacer son de los siguientes tipos de documentos:

PUBLICACIONES PERIODICAS.

Artículo de revista científica con un autor


Artículo de revista científica, paginada por ejemplar con dos autores Artículo de revista científica con tres a cinco autores
Artículo de revista científica con seis o más autores Artículo de revista científica en prensa
Artículo de revista científica no especializada Artículo de boletín informativo sin autor Artículo o nota de un periódico
Artículo de un periódico sin autor
Artículo de diario con páginas discontinuas Artículo de periódico mensual, carta del editor Ejemplar completo de una revista
Monografía con un número de ejemplar y número de serie (general) e publicaciones por entregas Monografía encuadernada separadamente como suplemento de una revista científica Monografía encuadernada dentro de una revista con paginación continua
Resume como fuente original
Resumen a partir de una fuente secundaria Suplemento de revista científica Publicación periódica de aparición anual
Artículo de revista científica en lengua no española con título traducido al español Traducción al español de un artículo de revista científica, revista paginada por ejemplar Citación de un trabajo discutido en una fuente secundaria

LIBROS, FOLLETOS Y CAPITULOS DE LIBRO.

Libro editado
Libro en su tercera edición
Libro con autor corporativo como editor Libros sin autor o editor
Edición revisada de un libro
Algunos volúmenes en un trabajo editado en varios volúmenes, publicación dentro de un periodo mayor de un año
Enciclopedia o Diccionario
Libro que no se encuentra en español Traducción al español de un libro Folleto de autor corporativo
Artículo o capítulo de un libro
Artículo o capítulo en un libro editado con dos editores
Artículo o capítulo en un libro editado con dos editores que está en prensa Capítulos dentro de un volumen en una serie
Artículo o capítulo que no está en español dentro de un libro editado, Título traducido al español
Entrada de una Enciclopedia
Traducción al español de u artículo o capítulo en un libro editado, volumen en trabajo de varios volúmenes o que se han publicado nuevamente
Traducción al español de un artículo o capítulo dentro de un libro editado, reimpresión de otra fuente

INFORMES TECNICOS Y DE INVESTIGACION.

Informe obtenido con un autor Corporativo
Informe que se obtiene de un servicio de depósito de documentos, ejemplo: de ERIC (Eduactional Resource Information Center)
Informe que no se obtiene de un servicio de depósito de documentos, artículo o capítulo dentro de una recopilación editada
Informe de una universidad


Informe de una universidad, informe editado, monografía Informe de una organización privada

ACTAS DE ASAMBLEAS O SIMPOSIOS.

Actas publicadas con regularidad Contribución no publicada para un simposio
Escrito no publicado y presentado en una asamblea Sesión de cartel

DISERTACIONES DOCTORALES Y TESIS DE MAESTRIA Y LICENCIATURA.

Disertación doctoral resumida en Disertation Abstracts International (DAI) y obtenida en un microfilme
Disertación doctoral resumida en DAI y obtenida en una universidad Disertación doctoral no publicada
Tesis de maestría no publicada, universidad fuera del país donde se escribe

TRABAJOS NO PUBLICADOS Y PUBLICACIONES DE CIRCULACION LIMITADA.

Manuscrito no publicado ni presentado para su publicación Manuscrito no publicado con cita de una universidad
Manuscrito en curso o presentado para su publicación, pero no aceptado aún Datos en bruto no publicados de un estudio, trabajo sin título
Publicación de circulación limitada

RESEÑAS.

Reseña o recensión de un libro Reseña de un filme
Reseña de un vídeo

MEDIOS AUDIOVISUALES.

Filme de circulación limitada Cadena de televisión
Series de televisión
Episodio de una serie de televisión Grabación de música
Grabación de casete

MEDIOS ELECTRONICOS.

Resumen en Red
Artículo de revista en red, de una base de suscriptores Revista científica en red, acceso general
Archivo de datos o base de datos electrónica Resumen en CD-ROM
Programa de computadora, software o lenguaje de programación

Listas de referencias:

Las listas proporcionan los datos y la información necesaria para que el lector pueda identificar y recuperar cada “fuente” encontrada, citada o consultada por el autor/investigador en su reporte.

Las listas de las referencias documentales se colocan siempre al final del informe o reporte de investigación. Deben de ser concordantes con los textos que se usaron o citaron en el documento (informe o reporte de investigación). Dichas listas deben ser precisas y deben manejar los datos completos de cada fuente “referenciada”.


Existen varias formas de elaborar las listas de referencias según sea el “sistema”, el “formato de los asientos bibliográficos” o el “estilo” que se utilice para hacerlo. Los sistemas, formatos y estilos mundialmente más reconocidos para elaborar las listas de referencias son:
El sistema Harvard (sisema nombre/año o autor/fecha)
El sistema de la American Psychological Association (APA) El sistema de la Modern Language Association (MLA)
El estilo propuesto por el The Chicago Manual of Style (sistema CHICAGO que se divide en dos: humanidades y sistema autor-fecha)
El sistema propuesto por Kate L. Turabian (sistema TURABIAN)
El sistema VANCOUVER o sistema NUMÉRICO (que se usa mucho en Medicina) El estilo basado en las normas ISO 690

A continuación se presentan los modos de elaborar las referencias de algunos documentos según los primeros cinco distintos “sistemas”11 antes mencionados.



LIBRO CON UN AUTOR
SISTEMA
EJEMPLO DE REFERENCIA

HARVARD
Schaff,   Adam    (1988).    Perspectivas    del    socialismo    moderno.
Traducción de Jorge Ruiz Lardizábal, Editorial Sistema, Madrid, España, 225 pp.
APA
Schaff, A. (1988). Perspectivas del socialismo moderno. Traducción de Jorge Ruiz Lardizábal. Madrid: Editorial Sistema.
CHICAGO
Schaff, Adam. Perspectivas del Socialismo Moderno. Traducción de Jorge Ruiz Lardizábal. Madrid: Editorial Sistema, 1988.
MLA
Schaff, Adam. Perspectivas del Socialismo Moderno. Traducción de Jorge Ruiz Lardizábal. Madrid: Edit. Sistema, 1988.
TURABIAN
Schaff, Adam. Perspectivas del Socialismo Moderno. Traducción de Jorge Ruiz Lardizábal. Madrid: Editorial Sistema, 1988.

LIBRO CON DOS O MÁS AUTORES
SISTEMA
EJEMPLO DE REFERENCIA

HARVARD
Covey, Stephen R.; Merrill, A. Roger y Merrill, Rebecca R. (1994). Primero, lo primero: vivir, amar, aprender, dejar un legado. Editorial
Paidós, México, 167 pp.
APA
Covey, S. R., Merrill, A. R. & Merrill, R. R. (1994). Primero, lo primero: vivir, amar, aprender, dejar un legado. México: Paidós.

CHICAGO
Covey, Stephen R., A. Roger Merrill y Rebecca R. Merrill. Primero, lo
Primero: Vivir, Amar, Aprender, Dejar un Legado. México: Paidós, 1994.

MLA
Covey, Stephen R., A. Roger Merrill y Rebecca R. Merrill. Primero, lo Primero: Vivir, Amar, Aprender, Dejar un Legado. México: Paidós,
1994.

TURABIAN
Covey, Stephen R., A. Roger Merrill y Rebecca R. Merrill. Primero, lo
Primero: Vivir, Amar, Aprender, Dejar un Legado. México: Paidós, 1994.






Cuadro de texto: TESIS





11


SISTEMA
EJEMPLO DE REFERENCIA

HARVARD
Wilfley, D. E. (1989). Interpersonal analyses of bulimina: normal- weight and obese. Tesis de Doctorado (no publicada), University of Missouri, Columbia, EE.UU, 300 pp.

APA
Wilfley, D. E. (1989). Interpersonal analyses of bulimina: normal-
weight and obese. Disertación doctoral no publicada, University of Missouri, Columbia, EE.UU.
CHICAGO
Wilfley, Dwight E. "Interpersonal Analyses of Bulimina: Normal-Weight and Obese." Tesis doctoral, Uiversity of Missouri, 1989.
MLA
Wilfley, Dwight E. "Interpersonal Analyses of Bulimina: Normal-Weight and Obese." Tesis U. of Missouri, 1989.
TURABIAN
Wilfley, Dwight E. "Interpersonal Analyses of Bulimina: Normal-Weight and Obese." Tesis doctoral, University of Missouri, 1989.






OBRA NO PUBLICADA
SISTEMA
EJEMPLO DE REFERENCIA

HARVARD
Stinson,  Carl;  Milbrath,  Camile;   Reibord,  Stuart;      Bucci, Wisnton (1992). Thematic segmentation of psychotherapy transcripts for
convergent analyses. Manuscrito no publicado.

APA
Stinson, C., Milbrath, C., Reibord, S. & Bucci, W. (1992). Thematic
segmentation of psychotherapy transcripts for convergent analyses. Manuscrito no publicado.
CHICAGO
Stinson, Carl, et. al. "Thematic Segmentation of Psychotherapy Transcripts for Convergent Analyses." Manuscrito no publicado, 1992.

MLA
Stinson, Carl, Camille Milbrath, Stuart Reibord y Wisnton Bucci. "Thematic Segmentation of Psychotherapy Transcripts for Convergent
Analyses." Manuscrito no publicado, 1992.
TURABIAN
Stinson, Carl, et. al. "Thematic Segmentation of Psychotherapy Transcripts for Convergent Analyses." Manuscrito no publicado, 1992.

ARTÍCULO DE REVISTA
SISTEMA
EJEMPLO DE REFERENCIA

HARVARD
Jacobs, S. & Mooney, B. (1997). Sociology as a source of anomaly in Thomas Kuhn’s system of science. Artículo publicado en la revista
Philosophy of the social sciences, número 27, volumen 4, p 466-485.

APA
Jacobs, S. & Mooney, B. (1997). Sociology as a source of anomaly in Thomas Kuhn’s system of science. Philosophy of the social sciences,
27 (4), 466-485.

CHICAGO
Jacobs, Struan, y Brian Mooney. 1997. "Sociology as a Source of
Anomaly in Thomas Kuhn’s System of Science." Philosophy of the Social Sciences 27, no. 4 (1997): 466-485.

MLA
Jacobs, Struan, y Brian Mooney. "Sociology as a Source of Anomaly in Thomas Kuhn’s System of Science." Philosophy of the Social Sciences 27.4 (1997): 466-485.
TURABIAN
Jacobs, Struan, y Brian Mooney. "Sociology as a Source of Anomaly in Thomas Kuhn’s System of Science." Philosophy of the Social



Sciences 27 (December 1997), 466-485.




















ARTÍCULO DE PERIÓDICO
SISTEMA
EJEMPLO DE REFERENCIA

HARVARD
Sepúlveda, A. & Pome, S. (1998) 9 de noviembre). Michoacán continúa siendo priísta: triunfo en la mayor parte de curules y alcaldías. Nota publicada en el periódico Excélsior, 9 de noviembre,
México D.F., p 1A.

APA
Sepúlveda, A. & Pome, S. (1998, 9 de noviembre). Michoacán
continúa siendo priísta: triunfo en la mayor parte de curules y alcaldías. Excélsior, p. 1A.

CHICAGO
Sepúlveda, Armando, y Samuel Pome. "Michoacán Continúa Siendo Priísta: Triunfo en la Mayor Parte de Curules y Alcaldías." Excélsior, 9
de noviembre de 1998, sec. A, p. 1.

MLA
Sepúlveda, Armando, y Samuel Pome. "Michoacán Continúa Siendo
Priísta: Triunfo en la Mayor Parte de Curules y Alcaldías." Excélsior, 9 de noviembre de 1998: A1.

TURABIAN
Sepúlveda, Armando, y Samuel Pome. "Michoacán Continúa Siendo Priísta: Triunfo en la Mayor Parte de Curules y Alcaldías." Excélsior, 9
de noviembre de 1998, sec. A, p. 1.

ARTÍCULO DE ENCICLOPEDIA
SISTEMA
EJEMPLO DE REFERENCIA

HARVARD
Black, M. (1967). Induction. Artículo publicado en The encyclopedia of
philosophy, volumen 4, Editorial Macmillan, New York, E.U., p 169- 181.
APA
Black, M. (1967). Induction. En The encyclopedia of philosophy (Vol. 4, pp. 169-181). New York: Macmillan.
CHICAGO
Edwards, Paul, ed. The Encyclopedia of Philosophy. New York: Macmillan, 1967. S.v. "Induction."
MLA
Black, Max. "Induction." The Encyclopedia of Philosophy. Ed. Paul Edwards. 4 vols. New York: Macmillan, 1967.
TURABIAN
Edwards, Paul, ed. The Encyclopedia of Philosophy. New York: Macmillan, 1967. S.v. "Induction," por Max Black.




 



















ARTÍCULO O CAPÍTULO DE LIBRO
SISTEMA
EJEMPLO DE REFERENCIA

HARVARD
Martínez, F. J. (1992). Una Nueva Práctica de la Filosofía: El marxismo como dialéctica materialista. Capítulo V del libro Filosofía y
cultura, de González García, Moisés (Editor), editorial Siglo Veintiuno, Madrid, España, p 385-402.

APA
Martínez, F. J. (1992). Una Nueva Práctica de la Filosofía: El marxismo como dialéctica materialista. En M. González García (Ed.).
Filosofía y cultura (pp. 385-402). Madrid: Siglo Veintiuno.

CHICAGO
Martínez, Francisco José. "Una Nueva Práctica de la Filosofía: El
Marxismo como Dialéctica Materialista." En Filosofía y Cultura. Ed. Moisés González García. Madrid: Siglo Veintiuno, 1992.

MLA
Martínez, Francisco José. "Una Nueva Práctica de la Filosofía: El Marxismo como Dialéctica Materialista". Filosofía y Cultura. Ed.
Moisés González García. Madrid: Siglo Veintiuno, 1992. 385-402.

TURABIAN
Martínez, Francisco José. "Una Nueva Práctica de la Filosofía: El Marxismo como Dialéctica Materialista." En Filosofía y Cultura. pp. 385-402. Editado por Moisés González García. Madrid: Siglo
Veintiuno, 1992.

DOCUMENTO ERIC
SISTEMA
EJEMPLO DE REFERENCIA

HARVARD
Fuss-Reineck, M. (1993). Sibling communication in Star Trek:  the Next   Generation:    conflicts   between    brothers.    ERIC   Document
Reproduction Service No. ED 364 932, Annual Meeting of the Speech Communication Association, Miami, E.U.

APA
Fuss-Reineck, M. (1993). Sibling communication in Star Trek:  the Next Generation: conflicts between brothers. Miami: Annual Meeting
of   the    Speech    Communication   Association.    (ERIC    Document Reproduction Service No. ED 364 932)

CHICAGO
Fuss-Reineck, Marilyn. Sibling Communication in Star Trek: The Next Generation: Conflicts between Brothers. Miami: Annual Meeting of the
Speech Communication Association, 1993. ERIC, ED 364932.



MLA
Fuss-Reineck, Marilyn. Sibling Communication in Star Trek: The Next Generation: Conflicts between Brothers. Miami: Annual Meeting of the Speech Communication Association; Springfield, VA: ERIC Document
Reproduction Service, 1993. ED364932.

TURABIAN
Fuss-Reineck, Marilyn. Sibling Communication in Star Trek: The Next Generation: Conflicts between Brothers. Miami: Annual Meeting of the
Speech Communication Association, 1993. ERIC, ED 364 932.












SITIO EN EL WEB
SISTEMA
EJEMPLO DE REFERENCIA
HARVARD


APA
Spade, P. V. (1996). Thoughts, words and things: an introduction to late mediaeval logic and semantic theory. [En línea]. Disponible

CHICAGO
Spade, Paul Vincent. Thoughts, Words and Things: An Introduction to Late Mediaeval Logic and Semantic Theory. [En línea]. [accesado el 8 de octubre de 1997]. Disponible en el World Wide Web:

MLA
Sade, Paul Vincent. Thoughts, Words and Things: An Introduction to Late Mediaeval Logic and Semantic Theory. En línea. Internet 8 de octubre               de                1997.                Disponible                WWW

TURABIAN
Spade, Paul Vincent. Thoughts, Words and Things: An Introduction to Late Mediaeval Logic and Semantic Theory. [En línea]. Disponible en
http://pvspade.com/Logic/index.html;   Internet;    accesado    el   8    de octubre de 1997.

PELÍCULA
SISTEMA
EJEMPLO DE REFERENCIA
HARVARD

APA

CHICAGO

MLA

TURABIAN


FOTOGRAFÍA
SISTEMA
EJEMPLO DE REFERENCIA
HARVARD

APA

CHICAGO

MLA



TURABIAN


AUDIOCASSETTE
SISTEMA
EJEMPLO DE REFERENCIA
HARVARD

APA

CHICAGO

MLA

TURABIAN


CD-ROM
SISTEMA
EJEMPLO DE REFERENCIA
HARVARD

APA

CHICAGO

MLA

TURABIAN

ALGUNAS NOTAS SOBRE EL ESTILO HARVARD.

En el sistema Harvard la lista de referencias deberá confeccionarse en orden alfabético, indicándose para cada uno de ellos lo siguiente:
·         Libros: Apellido autor, iniciales del nombre, año entre paréntesis, título, editorial, ciudad.
·         Artículos de revistas: Apellido autor, iniciales, nombre, año entre paréntesis, título, revista o publicación, volumen, número, páginas.
·         Trabajos presentados a conferencias: Apellido autor, iniciales nombre, año entre paréntesis, título, nombre de conferencia, institución, fecha, lugar.
·         Tesis: Apellido autor, iniciales nombre, año entre paréntesis, título de tesis, departamento, institución, ciudad o país.
·         Documentos de trabajo o informes académicos: Apellido autor, iniciales nombre, año entre paréntesis, título, número de informe o tipo de documento, departamento, institución, ciudad o país.

ALGUNAS NOTAS SOBRE EL ESTILO APA.

·         Todas las líneas deben ir a doble espacio y la primera línea debe tener 5 espacios de tabulación.
·         Utilice sólo las iniciales del (de los) nombre(s) del (de los) autor(es).
·         Si no hay autor, empiece la referencia con el título y después la fecha.
·         Sitios en el Web: Si la fecha en que la página fue creada (o actualizada) no aparece, utilice como la fecha la fecha en que accedió a la página.
·         Para tipos de documentos o situaciones no considerados en estos ejemplos, consulte la versión impresa del manual.

ALGUNAS NOTAS SOBRE EL ESTILO Chicago.

·         Tabule de la segunda línea en adelante 5 espacios.
·         Si el procesador o la máquina de escribir no tiene la capacidad de usar itálicas, entonces utilice el subrayado.
·         Si no hay autor, empiece la referencia con el título.
·         Si un trabajo consta de más de tres autores, asiente al primero y después coloque la leyenda ‘et al.’
·         Para tipos de documentos o situaciones no considerados en estos ejemplos, consulte la versión impresa del manual.


ALGUNAS NOTAS SOBRE EL ESTILO MLA.

·         Todas las líneas deben ir a doble espacio.
·         Tabule de la segunda línea en adelante 5 espacios.
·         Si no hay autor, empiece la referencia con el título.
·         Sitios en el Web: Incluya el título de la página web, el nombre de la organización (si está disponible) y la fecha en que se consultó la misma.
·         Para tipos de documentos o situaciones no considerados en estos ejemplos, consulte la versión impresa del manual.

ALGUNAS NOTAS SOBRE EL ESTILO TURABIAN.

·         Tabule de la segunda línea en adelante 5 espacios.
·         Si el procesador o la máquina de escribir no tiene la capacidad de usar itálicas, entonces utilice el subrayado.
·         Si no hay autor, empiece la referencia con el título.
·         Si un trabajo consta de más de tres autores, asiente al primero y después coloque la leyenda ‘et al.’
·         Sitios en el Web: Incluya la fecha en que la página fue creada (o actualizada) y la fecha en que se consultó la misma.
·         Para tipos de documentos o situaciones no considerados en estos ejemplos, consulte la versión impresa del manual.

Para abundar más en los modos de construir las referencias según los distintos sistemas, conviene consultar lo siguiente textos:
Para el sistema Harvard:

Para el sistema APA, consultar:
Manual de Estilo de Publicaciones de la American Psychological Association (Adaptado para el Español por Editorial El Manual Moderno), 1ª  edición en español de la 4ª  edición en inglés.

Para el sistema Chicago, consultar:
The Chicago Manual of Style, 14ª edición.

Par el sistema MLA, consultar:
MLA Handbook for Writers of Research Papers, 4ª edición.

Para el sistema Turabian, consultar:
A Manual for Writers of Term Papers, Theses, and Dissertations, 6ª edición.

En la medida de que las listas de referencias se elaboran por “honestidad intelectual” y como un acto de “cortesía” para el posible lector, es importante que el autor del reporte escoja las referencias con “sensatez” e incluya (si es el caso) al final de su reporte dos listas:
1.    En primer término la lista las referencias (que en algunos lugares conocen y ubican como “bibliografía”) que encontró sobre su “objeto de estudio” y que puede servir de fundamento o son útiles para posteriores investigaciones (en esta lista las referencias se pueden acompañar de notas descriptivas o comentarios críticos sobre cada documento).
2.    Y en segundo lugar, la lista de referencias de los documentos que citó, trabajó o consultó (referencias de documentos utilizados y citados) para elaborar el informe o reporte de investigación. No hay que olvidarlo: ambas se colocan por separado y se indican anteponiendo un subtítulo a cada una.


A la primera lista se le denominará: “Lista de referencias de documentos encontrados sobre el objeto de estudio durante la investigación”. Y a la segunda se le denominará: “Lista de referencias de documentos consultados y citados”.

Ambas listas se ordenan alfabéticamente a partir de las entradas de cada referencia, es decir a partir del primer apellido (y luego letra por letra) de los autores de los documentos “referenciados”.

¿Y ahora? El análisis de los documentos.

LA FASE DE ORGANIZACION Y ANALISIS DE LOS DOCUMENTOS.

La fase de análisis
Las técnicas de análisis de documentos El análisis documental
El análisis textual
El análisis del discurso El análisis semiótico

LOS PRODUCTOS DE LA INVESTIGACION DOCUMENTAL

Las comunicación de los resultados de investigación Dos posibilidades para la investigación documental
a)    La producción de un nuevo documento
b)    Las listas de referencias
La elaboración de listas de documentos (y la creación de sistemas de información documental) Las bibliografías (listas de referencias de documentos que se recopilaron sobre el objeto de estudio y que puede servir para futuras investigaciones sobre el tema)
Los índices
Sistemas de información documental


LA LECTURA EN EL CONTEXTO DE LA INVESTIGACION CIENTIFICA.

¿Qué es leer?
Leer es un acción, una actividad que implica la habilidad de decodificar un mensaje para tratar de comprender su sentido, su significado.

Leer es una acción siempre social en la que participa un “lector”, pero también un autor del mensaje leído.

Existen distintos tipos de lectores y lecturas....

Leer sirve para.....

Las ventajas de la lectura son.....

¿Por qué es importante leer cuando se realiza una investigación?

Reflexiones sobre la lectura y el trabajo de “lector” del sujeto investigador

¿Por qué leer cuando se hace una investigación? Según Blaxter, Hughes y Tigth (2000:136), una persona que hace investigación tiene que recurrir a la lectura porque:
·         Da ideas nuevas
·         Porque ayuda a mejorar el estilo de la escritura
·         Porque es necesario saber lo que otros investigadores han dicho sobre el
·         objeto de estudio
·         Para ampliar perspectivas y para colocar el trabajo dentro de un contexto
·         Porque la experiencia personal no basta comprender lo que se investiga
·         Porque permite citar cuando se tenga que escribir
·         Porque resulta interesante
·         Porque ayuda a legitimar , afinar y mejorar los propios argumentos
·         Porque puede inducir a cambiar de opinión y aumentar la visión de lo que se estudia
·         Porque así se comprenderán mejor las distintas tradiciones científicas y teóricas del ámbito donde se trabaja e investiga
·         Porque así se podrá criticar con argumentos lo que otros han dicho
·         Porque permite conocer lugares o situaciones en las que uno nunca estuvo
·         Porque ayuda a localizar las áreas, temas u objetos no investigados....

¿Qué hay que leer cuando se investiga?

¿Qué hay que leer cuando se hace una investigación?

La elaboración de todo trabajo de investigación exige decidir con mucha precisión: qué y a quién leer, dónde hacerlo, cómo buscar las lecturas que se necesitan.............. Por lo tanto:

1.    Se debe seleccionar muy bien lo que se lee para no desgastarse, dispersarse, desperdiciar recursos o perder el tiempo....

2.    Según Umberto Eco, se debe tratar primero de ubicar el mayor número de “literatura crítica“ sobre el objeto de estudio, es decir, a seleccionar las “fuentes secundarias” más importantes que se han producido sobre el tema que uno eligió investigar...


3.    Posteriormente se debe de tratar de localizar y leer la mayoría de “fuentes primarias” sobre el objeto de estudio, es decir, material de “primera mano”...

En todos lo casos se recomienda leer textos a los que uno pueda acceder y entender (por el costo, ubicación física o electrónica, extensión, nivel teórico, idioma..................... )

¿Cómo se lee de manera provechosa?


¿Etapas para leer durante una investigación?

Según Blaxter, Hughes y Tigth (2000:137), existen tres etapas básicas de lectura durante una investigación. Cada una de ellas corresponde a las tres principales fases de todo proceso de indagación: Primera etapa (la de planeación, cuando se inicia la investigación), segunda etapa (la de ejecución, mientras se realiza la investigación) y tercera etapa (la de análisis y presentación de los resultados, cuando se finaliza la investigación).

Etapas:
1.    Al principio:
·         Se debe leer para saber qué otras investigaciones se han hecho sobre el objeto de estudio que uno trabaja...
·         También se debe leer para centrar las ideas y para explorar el contexto del proyecto
2.    Durante la investigación:
·         Se debe leer para incentivar el interés
·         Se debe leer para mantenerse actualizado
·         Se debe leer para comprende mejor los métodos y técnicas de investigación que se usan
·         Se debe leer para conocer mejor el campo académico donde se investiga
·         Se debe leer para encontrar datos
3.    Al final de la investigación:
·         Se debe leer para averiguar qué recepción tuvo el trabajo
·         Y se debe leer para desarrollar ideas sobre futuras investigaciones

¿Qué implica leer?

1.    En la medida en que la lectura exige concentración, es recomendable que siempre se lea en sitios donde nadie moleste o distraiga al investigador

2.    Se sugiere que antes de leer se trate de tener a la mano todo lo necesario (cuadernos, fichas, lápices, calculadoras, etcétera)

3.    Cuando se lea se recomienda tener una postura física adecuada (para ahorrar energía y mejorar la concentración)

4.    Según los hábitos y con la intención de mejorar la calidad de la lectura, se sugiere siempre leer por ratos con intervalos de descansos

5.    Aunque esto es cuestión de “gustos” y tiempos disponibles, se sugiere tratar de leer por las mañanas, ya que es la parte del día en que se está más fresco, abierto y dispuesto para hacerlo

6.    Se aconseja jamás leer cansado o con sueño


¿Qué hay qué hacer mientras se lee?

Para tratar de recuperar la información central y poder apropiarse del mensaje y significado de todo texto, se recomienda siempre que se haga una lectura crítica o exhaustiva, hacer “fichas de trabajo” o “fichas de investigación”.

Al respecto, cabe precisar que Umberto Eco ha señalado que existen los siguientes tipos de fichas: “fichas de lectura de libros o artículos”, “fichas temáticas”, “fichas por autores”, “fichas por citas”, “fichas de trabajo”.....

La elaboración de fichas, sinopsis y resúmenes.

¿Cómo se hacen las fichas?

1.    Conforme se va leyendo se van haciendo anotaciones en “fichas”, cuadernos o hojas sueltas...¿qué implica eso? Implica tomar notas sobre lo leído, sobre lo que uno considera más relevante del texto, es decir, se escribe en fichas para producir ideas a partir de lo que se lee...
2.    En las notas que se realizan se recomienda meter el “propio lenguaje”, se sugiere hacer críticas, hacer preguntas, transcribir las partes del texto que nos parezcan más importantes (hacer citas), etcétera...Cabe señalar que si de algún libro o documento se toma una idea se debe poner la fuente de la cita....

¿Cómo leer de manera efectiva?:


Algunos consejos:
1.    Para encontrar información específica en un libro se sugiere consultar el índice analítico o temático y buscar en él aquellos términos o palabras que tienen que ver con lo que uno estudia

2.    Cuando el objeto de estudio no lo amerita, se recomienda no leer libros completos

3.    Se aconseja descartar libros que no se ajusten al tema

4.    Se sugiere leer siempre primero los índices de los textos para conocer su estructura y así poder ubicar sus partes más significativas

5.    Antes de leer, se aconseja revisar si los textos que se seleccionaron para su lectura nos permiten contestar las preguntas de investigación que uno se planteó al principio de la investigación

6.    Se recomienda que siempre que se quiera entender a fondo un texto se busque conocer siempre su contexto y los conceptos o términos que en él se utilizan

7.    Se recomienda no leer textos que no se entienden (porque hacer eso quita tiempo y lo empantana a uno)

Otras sugerencias para comprender lo esencial de una lectura:


Según Blaxter, Hughes y Tigth (2000:148), lo que hay que hacer es:
1.    Anotar todos los datos del texto

2.    Buscar la introducción, conclusión, abstract o resumen y leerlos rápidamente


3.    Buscar el índice para identificar los capítulos que tienen que ver con el tema propio y concentrarse en ellos

4.    Buscar el índice temático y ubicar los temas o tópicos que tienen que ver con la investigación que uno está haciendo

5.    Poner énfasis en los primeros y últimos capítulos del texto que uno seleccionó, así como en los primeros y últimos párrafos de cada capítulo porque es ahí donde regularmente se hallan resumidas las ideas centrales del texto (o de alguno de sus capítulos o partes)

6.    Para entender un libro es fundamental hacer una “lectura rápida” para ubicar la tendencia (ideológica y teórica) del texto. Una cosa importante: mientras se hace esto, hay que mantener en mente todo el tiempo aquellas preguntas de investigación que nos planteamos en nuestro proyecto y que el texto tal vez podría ayudarnos a contestar...

7.    Sólo si se considera necesario, se recomienda hacer una lectura a profundidad, para la cual se deben hacer todo el tiempo anotaciones críticas. Al final de la primera lectura a profundidad de un texto, se sugiere volver a revisar todo el texto para profundizar lo anotado

Y después de leer todos los documentos, ¿qué sigue?



LA REDACCION EN EL CONTEXTO DE LA INVESTIGACION CIENTIFICA.
¿Qué es redactar?

Expresar con claridad las ideas de forma clara y precisa. Redactar implica habilidades.
Redactar es una manera de objetivar el mundo interior. Es un modo de almacenar información, pero también de comunicar ideas.

Hay muchas maneras de redactar, depende del lector y de la institución donde se haga.

¿Qué implica redactar en ciencia?

En el campo o mundo científico se practica un tipo de redacción. Redactar en ciencia tiene sus propias reglas, formatos y límites.
De entre los muchos tipos de documentos que se pueden redactar, en ciencia se producen fundamentalmente “reportes científicos” a través de los cuales se dan a conocer los conocimientos y hallazgos científicamente producidos.

¿Por qué es importante redactar un reporte científico de investigación?

Si comunicación no hay ciencia, porque sin diálogo no hay crítica. Dar a conocer los resultados de investigación mediante un reporte escrito es vital para el avance de la ciencia.

¿A partir de qué se redacta un reporte científico?

Los reportes se redactan a partir de...

Los argumentos: ¿qué son y cuál es su importancia?


Un argumento es...

La estructura de un argumento es......

¿Cómo se construye el índice de trabajo?


Después de tener claro lo que queremos decir, el punto de arranque básico para redactar un reporte de investigación científico es el “índice tentativo del reporte”

¿Cómo se redactan las distintas partes del texto?

Un reporte tiene un índice, una introducción, un cuerpo del texto, unas conclusiones, una lista de referencias documentales, y tal vez un apéndice y unos anexos.

Cada parte tiene un tipo específico de información y exige una manera particular de comunicarla.


Las citas, las notas de pie de página, las abreviaturas y las locuciones

latinas.

LAS CITAS.

Debido a que toda investigación científica (aunque sea realizada de manera individual) es siempre un “producto social” generado por la “comunidad” o grupo científico del cual se forma parte; debido también a que toda persona que hace una investigación regularmente tiene que leer muchos textos producidos por otros para documentarse, se ha establecido dentro de los círculos académicos que cuando un autor recurra a ideas de terceros o a datos ajenos para explicar algo, debe reconocer públicamente dicha “deuda” de modo que el lector quede enterado de las fuentes de donde proviene la información “citada”.

Las citas son transcripciones o “copias” de secciones de alguno de los textos que uno ha leído para su investigación y que coloca en su reporte porque lo considera conveniente y necesario. Así mismo, todo aquel dato o idea que esté dentro del reporte de investigación que cualquier investigador redacte y que no sea suyo, debe reconocerse, es decir, debe ser “citado” correctamente. Hacer eso permite al lector ubicar perfectamente de dónde provienen las ideas y afirmaciones del investigador para así poder comprobar si las interpretaciones hechas concuerdan con las fuentes originales.

Las citas también son “evidencias”, pues casi siempre se usan para sustentar ideas propias o para criticar las ajenas.

Las citas forman parte del llamado “aparato crítico” de toda investigación. Dicho aparato permite al autor del reporte de investigación “apoyar” y fortalecer sus argumentos y explicaciones a partir de lo dicho por alguna autoridad en la materia. Por otro lado, el “aparato crítico” le sirve al lector del mismo reporte conocer la información básica para localizar los textos de dónde se obtuvieron los datos, frases o ideas de un determinado autor, a fin de que se pueda contrastar dichas citas con la fuente de la cual se extrajeron.

La adecuada elaboración y aplicación de citas es uno de los elementos que distingue a una publicación científica especializada de una “mera obra de divulgación o de opinión”, ya que las citas cuando son bien usadas ayudan a fortalecer el pensamiento propio y permiten poner de manifiesto el método científico, tan caracterizado por la “ambición de exactitud” y la formulación y comprobación de hipótesis.

Todo investigador está “moral y legalmente obligado” a citar (acreditar) cualquier fuente de la cual haya tomado alguna idea, análisis o interpretación (que tuviera algún impacto en la manera propia de pensar), así como cualquier tipo de información detallada (ya sean datos estadísticos o técnicos) que haya incluido en su reporte de investigación. ¿Por qué? Porque el uso de aquellas palabras, datos o ideas producidas por otros y que han sido incluidas en el texto propio sin su debido reconocimiento público, se ubica dentro del campo académico y científico como un acto engañoso o por lo menos deshonesto, pues se ve como un intento de adueñarse de un crédito que no corresponde. Se trata desde luego de un acto dañino que afecta el desarrollo de la ciencia y las tradiciones de conocimiento científico, al que se le denomina en términos legales como “plagio” y al que en el “bajo mundo” de muchas de las calles de la Ciudad de México se le conoce como “vil agandalle”.

Por tal razón, en la medida en que citar a los autores de los textos de los que se toma una idea o un dato es un “deber ético” de todo sujeto indagador, es importante señalar que las citas deben ser siempre precisas, indicándose para ello y en todo momento el lugar exacto de dónde se obtuvieron.

Tipos de citas:

Existen dos tipos de citas: las “textuales” o directas y las indirectas, las de “paráfrasis” o de “referencia”.


Las citas textuales incluyen todo aquel material directamente citado (porque ha sido fielmente  copiado o transcrito) del trabajo de otro autor o del propio trabajo (previamente publicado) y que ha sido incluido en un reporte o informe de investigación. Dentro de las citas textuales, existen a su vez dos tipos:
1.    Las citas “abreviadas en el cuerpo del texto” o citas-autor (aquellas que por su tamaño relativamente pequeño se colocan dentro del cuerpo del texto).

2.    Y las “citas extensas a pie de página” o cita-nota (aquellas que siendo una transcripción fiel de lo dicho por algún autor, por su tamaño se ponen en una nota a píe de página).

Por otra parte, hay que señalar que las citas indirectas, aquellas que se llevan a cabo cuando el investigador recurre al uso de la paráfrasis (es decir, cuando se hace una “referencia” a una idea o dato sin citarlos “textualmente”), son citas cuya misión es “respetar el sentido de una opinión, información o idea ajena” que se utiliza indirectamente para sustentar una explicación propia. En  otras palabras, las citas indirectas son las que recuperan algunas ideas para alimentar un texto propio, sin por ello tener que necesariamente copiar o transcribir las palabras o el material del autor de dicha idea. Las citas indirectas indican también la documentación a la que el autor/investigador recurrió para elaborar el texto.

¿Qué se cita?

Se cita lo que uno (desde su subjetividad) considere necesario, relevante, importante, pero sobre todo “imprescindible”.

Se pueden citar frases, ideas, datos, opiniones, pero también tablas, figuras, dibujos, fotografías.....

Se citan ideas, datos o frases originales, así como las fuentes de donde se obtuvieron. Para lo primero se copian tal cual partes de un texto y para las segundas se comunican tan sólo las referencias completas de los textos de donde se obtuvieron.

Tratándose únicamente de citas de textos escritos, se pueden citar trabajos hechos por un solo autor, por múltiples autores, por corporaciones o grupos que funcionan como autores, por autores anónimos, por autores con el mismo apellido y por autores de trabajos . Así mismo, se pueden citar autores clásicos, partes específicas de una fuente y hasta comunicaciones personales (cartas, emails).

En opinión de Umberto Eco, habría que recurrir tanto a las citas textuales como a las de paráfrasis, según los dos criterios siguientes:

1.    Sólo hay que citar textualmente (de forma directa) aquello que uno no pueda decir mejor que el autor original del que uno tomó el dato o la idea, o aquello que por su importancia o trascendencia es imprescindible.

2.    Cuando uno pueda decir de manera más sintética o mejor las cosas que el autor original del cual se obtuvo la idea, se aconseja citar de manera indirecta, es decir, sólo indicando la referencia .

Se recomienda en todo momento no abusar del uso de las citas textuales. Y en caso de que se recurra a éstas, se sugiere tratar de no tomarlas de fuentes de “segunda mano” (y es que en términos científicos una cosa es señalar lo que “Juan Pérez dijo” y otra muy distinta decir “lo que Pedro García dijo que Juan Pérez dijo”).


No hay que olvidarlo: las citas obtenidas de fuentes secundarias o de “segunda mano”, hay que erradicarlas dentro de lo posible y las citas inútiles hay que evitarlas porque confunden y sobrecargan el texto.

Según el mismo Umberto Eco, existen 10 reglas básicas que habría que respetar cuando uno cita textualmente:

1.    Los fragmentos objeto de análisis interpretativo se citan siempre con una amplitud razonable

2.    Los textos de “literatura crítica” se citan sólo cuando con su autoridad corroboran o confirman una afirmación nuestra (no citar cosas que no aportan nada nuevo o que no confirmen algo con autoridad).

3.    En todo momento, cuando uno coloca una cita textual dentro de su propio reporte de investigación, se está indicando y comunicando que se comparte la idea del autor citado, a menos que el fragmento vaya precedido o seguido de expresiones críticas

4.    En cada cita deben figurar claramente reconocibles el autor y la fuente

5.    Las citas de las fuentes primarias se hacen normalmente refiriéndose a la edición crítica o a la edición más acreditada

6.    Cuando se cita a un autor extranjero lo recomendables es citarlo siempre en su lengua original

7.    Cuando se cita, el envío a la obra y al autor por medio de la referencia, debe ser preciso y claro

8.    Cuando una cita no supera los dos o tres renglones se puede colocar dentro del párrafo entre comillas dobles y cuando excede los tres renglones se pone en un párrafo aparte y sin comillas

9.    Las citas textuales tienen que ser fieles al texto original de donde se copiaron

10.  En la medida en que citar es “como aportar testigos a un juicio”, las referencias de las citas tienen que ser exactas, verificables y puntuales

Orden de inserción de las citas textuales.

Las citas textuales se insertan en dos situaciones:
1.    Se cita un texto que después se interpreta, explica o crítica

2.    O se cita un texto en apoyo de la interpretación personal que antes ya se había expuesto

Modos de incluir citas textuales.

Por su extensión existen dos tipos de citas textuales: las cortas y las largas.

Según el Manual de la APA, una cita textual corta es aquélla que consta de menos de 40 palabras. Dicho tipo de citas se recomienda incorporarlas dentro del párrafo donde se desarrolla la idea y encerrarla entre dobles comillas.

Por su parte, se considera como citas textuales largas aquellas citas mayores de 40 palabras. Dichas citas se recomienda colocarlas afuera del párrafo en un bloque independiente con sangría (para todo el bloque) de cinco espacios de izquierda a derecha con la letra dos puntos más pequeña (arial 10) y


en negritas y (se omiten las comillas). Se coloca este tipo de cita textual aparte para diferenciarlo del resto del texto.

Uso de convenciones internacionales para la citación textual.

Para que un trabajo figure como cita dentro de nuestro reporte de investigación, debe requerir que lo hayamos leído e interpretado y que sea recuperable, o potencialmente recuperable, por el lector.

El uso de la fidelidad textual: como se ha mencionado las citas textuales deben en todo tiempo ser fieles. Es decir, debe de copiar todo tal cual el autor lo escribió en su texto. En caso de que haya errores ortográficos o de otra índole en el original del cal se tomó la cita, se aconseja insertar la siguiente palabra (locución latina) después del error de la cita copiada: (sic).

El uso de las comillas dobles y las comillas sencillas: en el texto o reporte de investigación, las dobles comillas se utilizan sólo para citar textualmente las ideas o datos de un autor dentro de un párrafo (ojo: en citas textuales colocadas en bloque independiente no se utilizan ningún tipo de comillas). Por otro lado, se utilizan las comillas sencillas para el caso de la “citas de referencia secundaria”, esto es, para enfatizar las citas existentes dentro de la cita que uno seleccionó y colocó en su reporte. Dicho de otra manera, se recurre a las comillas sencillas sólo cuando dentro de una cita textual que uno copia en su propio texto, hay otra cita.

Realización de cambios en la fuente original de las citas textuales: cuando así se requiera la primera letra de la primera palabra citada textualmente puede cambiarse a mayúscula o minúscula según lo necesite el investigador o autor del texto, siempre y cuando sea para adecuar la sintaxis. Lo mismo se puede hacer con la puntuación. Cualquier otro cambio intencionalmente producido se tiene que indicar siempre de manera explícita entre paréntesis al final de la cita.

Cambios en la fuente que requieren explicación: cuando uno cita textualmente, se usan los puntos suspensivos (...) dentro de una oración, para indicar que uno ha omitido material incluido en la fuente original (ya sea porque es muy larga o porque por su importancia no le parece al investigador necesario citarla completa). Cuando uno hace explicaciones o incluye material adicional dentro de una cita que no estaban dentro de la fuente original, se indican poniéndose dentro de corchetes: [ ].
Así mismo, cuando se quiere enfatizar alguna frase o palabra dentro de una cita, se sugiere subrayar y colocar entre cursivas dichas palabras, y después de esas mismas palabras o frases subrayadas se recomienda indicar entre corchetes que el subrayado y las cursivas son de quién citó y no estaban así en el texto original del cual se obtuvo la cita.

Sistemas y formatos más reconocidos para citar textualmente en trabajos de investigación científica:


Así como existen distintas maneras y estilos de elaborar referencias de documentos, existen también distintos modos de incluir las citas textuales en un reporte de investigación científica. Además de los estilos propuestos por la APA (American Psychological Association), el propuesto por Kate L. Turabian (sistema TURABIAN), el propuesto por la Modern Language Association (estilo MLA) y el propuesto por el The Chicago Manual of Style (sistema CHICAGO), existen los siguientes tipos de sistemas:

1.    El sistema cita-nota. Este sistema es el que permite hacer una llamada dentro del texto, generalmente con el uso de un número volado, que conduce a una nota a pie de página en la que se hace la cita con toda la extensión necesaria. En ciertos casos, según sea la institución, campo académico o país a que uno pertenezca, algunos editores agrupan las citas y notas (incluidos en sus textos) al final de cada capítulo o al final de toda la obra. En estos casos, el repertorio bibliográfico o la lista de referencias, aparece entonces, o puede aparecer, en una sección o apéndice aparte del mismo texto.


2.    El sistema autor-año (sistema autor-fecha, sistema cita-autor o sistema Harvard). En este sistema, las referencias sobre las citas textuales que hay dentro del reporte de investigación se hacen mencionando el apellido del autor del trabajo, el año de su publicación y la página de donde se copió la cita: estos elementos se ponen siempre entre paréntesis al final de la cita. En aquellos casos en que no haya o no se conozca el autor de la cita, se sugiere empezar la referencia con el título y después la fecha (todo entre paréntesis). Las listas completas de las obras “referenciadas” (con todos sus datos cada una y hechas también bajo el sistema Harvard: que incluye autor, año, título, editorial, número de edición, país, páginas) se reúnen  al final del texto en la llamada Bibliografía (lugar donde todas las referencias son ordenadas alfabéticamente a partir del apellido del autor).

Una ventaja del sistema autor-fecha es que permite eliminar las notas a pie de página que son de referencia y por lo tanto hace posible ahorrar energía a la hora de escribir y leer un texto.

Algunos ejemplos de este tipo de citas son:
Nos acercamos al mundo desde nuestra interioridad, desde algo que nos impulsa y nos empuja hacia afuera. “Nuestro interior es la retaguardia y las bambalinas de la acción, también es la sede del impulso, del deseo, de la decisión. El interior es dual, activo y pasivo, agresivo y receptivo” (Galindo, 1994:16).

Sise cita directamente de un libro, se debe de anotar también el número de la página: (Smith, 1965: 105)
Para publicaciones de dos autores, se dará el nombre de ambos, se ubicará el año y las páginas:

(Smith y Jones, 1965:109 - 210)

Si hay más de dos autores, se recomienda usar el et al : (Smith et al, 1965:109 - 210)
Cuando se dé el caso de tener que incluir una anotación, dato o idea de un libro que no se ha leído pero que cuya información aparece comentada o referida por otro autor (cosa que se conoce como “referencia secundaria” o “citas de citas”), se sugiere indicar claramente que no se ha leído el texto original pero que se ha confiado en que lo que dice el autor que se leyó porque se “cree” que es reflejo fidedigno de la obra original. Evidentemente para estos casos, se recomienda indicar entre paréntesis el autor y la fecha del texto primario, así como también el autor y la fecha del texto secundario que se ha consultado. Esto se hace dando el nombre y la fecha del texto primario seguido de "citado en", continuado por el nombre y la fecha de la referencia secundaria. Ejemplos:

(Smith, 1965, citado en Johnstone, 1970: 200)

(Smith, 1965, citado en Johnstone et al (eds), 1970:200)

3.    El sistema de cita secuencial. Este sistema está basado en las normas de Vancouver. En este sistema, en el texto las citas se indican con números volados, o superíndices, y el repertorio bibliográfico se ordena según el orden en que aparecen las citas.

Cabe mencionar que los sistemas más utilizados en todo el mundo son: el de cita secuencial (sistema Vancouver) y el de cita autor-año (sistema Harvard). El primer sistema es el que más se usa en


Medicina y el segundo es el que más se usa actualmente dentro de la mayoría de las áreas de las Ciencias Sociales y Humanidades en buena parte del mundo.

De este modo, el modelo o sistema Harvard (o el de autor-fecha), con su correspondiente apartado bibliográfico final en el que se desarrollan todas las referencias bibliográficas de los documentos citados, es el que se sugiere usar para elaborar los textos que se hagan siguiendo estos apuntes.

Nota: la consistencia es un aspecto muy importante de las anotaciones y citas que uno haga. Por ello, se sugiere usar exactamente el mismo formato para citar (incluida la forma de su puntuación) en durante todo el trabajo o texto que uno redacte.

Citación de las fuentes según el sistema Harvard.

En la medida en que parafraseando o citando directamente a cualquier autor, el investigador debe en todo momento intentar acreditar y comunicar al lector la fuente de dónde obtuvo la cita, a continuación se presentan algunas reflexiones sobre el modo de citar las fuentes (las referencias) bajo el Sistema Harvard12:
Para una cita textual o directa, dentro del cuerpo del texto sólo se proporciona el autor, el año y la página entre paréntesis al final de la cita. Cuando la cita textual es corta y se hace dentro del párrafo, inmediatamente después de las comillas se debe indicar entre paréntesis el autor, el año y la página. Cuando la cita textual es larga y se coloca en un párrafo autónomo y aparte, al final del mismo se debe también indicar entre paréntesis el autor, el año y la página. Hay que tomar en cuenta, que la referencia completa del texto de donde se obtuvo la cita, se coloca hasta el final del reporte de investigación en la sección denominada “Lista de referencias de documentos consultados y citados”.

Ejemplos de algunas formas de ubicar las referencias en este tipo de sistema de citas:
En el caso de un LIBRO CON UN AUTOR (Schaff, 1988, p. 34) o (Schaff, 1988:34)

En el caso de un LIBRO CON DOS O MÁS AUTORES (Covey, Merrill & Merrill, 1994, p. 157)
o (Covey, Merrill & Merrill, 1994:157)

En el caso de una TESIS
(Wilfley, 1989, p. 256) o (Wilfley, 1989:256)

En el caso de una OBRA NO PUBLICADA (Stinson, Milbrath, Reibord & Bucci, 1992, p. 178)

En el caso de un ARTÍCULO DE REVISTA (Jacobs & Mooney, 1997, pp. 470-472)

En el caso de un ARTÍCULO DE PERIÓDICO (Sepúlveda & Pome, 1998, 9 de noviembre, p. 1A)

En el caso de un ARTÍCULO DE ENCICLOPEDIA (Black, 1967, p. 180)





12 Cabe recordar una vez más que bajo este sistema, las referencias se indicarán en el texto empleando el sistema Harvard, en el cual el apellido de los autores y el año de publicación, separados por coma, se inserta entre paréntesis.


En el caso de un ARTÍCULO O CAPÍTULO DE LIBRO (Martínez, 1992, p. 390)

En el caso de un DOCUMENTO ERIC (Fuss-Reineck, 1993, p. 36)

En el caso de un SITIO EN EL WEB (Spade, 1996, p. 27)

Cuando la cita es indirecta porque se parafrasea o se hace referencia a una idea sin citarla textualmente, se aconseja indicar únicamente el autor y el año del documento de dónde se  obtuvo la información sólo después de que se aludió a la información o se trabajó la idea. Para esto, no es necesario señalar la página de donde se obtuvo la información, a menos que se deseé hacerlo para facilitarle al lector la tarea de revisar la información por su propia cuenta en la fuente original.

Las citas indirectas que se pueden hacer son sobre: Un trabajo hecho por un solo autor
Un trabajo hecho por múltiples autores Un trabajo con más de dos autores
Textos hechos por grupos como autores o autores corporativos Trabajos sin autor o con autor anónimo
Autores con el mismo apellido Trabajos clásicos
Partes específicas de una fuente Comunicaciones personales

Ejemplos de citas indirectas con referencias hechas bajo el sistema Harvard:
Jones (1991) sugiere que los osos australianos pequeños son muy tiernos. Sin embargo, el trabajo llevado a cabo por Bloggs (1992) en el Instituto Australiano de Marsupiales se muestra que pueden ser viciosos. Otros estudios llevados a cabo por Bloggs (1992b) en el arbusto de Queensland confirma esto. En general, mi supervisor está de acuerdo (Movsovic, 1994), aunque ella admite que Jones (1991) puede tener algo de razón.

Referencias:

Bloggs, J.A. (1992a). Vicious wombats. Artículo publicado en la revista Science, número 1234, p 1-100.

Bloggs, J.A. (1992b). More wombats. Artículo publicado en la revista Nature, número 5001, p 1-100.

Jones, B.J. (1991). Cuddly wombats. Artículo publicado en la revista New scientist, número 211, p 1-2.

Movsovic, R.A. (1994). The latest on wombats. Reading marsupials, número 1, p 1-23.

NOTAS A PIE DE PAGINA Y OTRAS NOTAS.

Notas según Eco:
Sirven para indicar el origen de las citas, sirven para añadir a un tema discutido en el texto otras indicaciones bibliográfics de refuerzo, sirven para refrencias externas o internas, sirven para


introducir una cita de refuerzo que en el cuerpo del texto estorbaría, sirven para ampliar las aseveraciones que uno hace en el texto, sirven para corregr afirmaciones hechas en el cuerpo del texto, sirven para pagar las deudas y expresar reconocimientos 8citando un libro del que se ha extraído una idea o dato), .....una nota nunca tiene que ser demasiada larga porque sería un apéndice

(APA:202): PUEDEN SER INDEPENDIENTES O EXPLICATIVAS o pueden identificar fuentes
en el sistema Harvard no se utilizan notas de referencia, sólo notas explicativas o independientes a pie de página (para aclarar algo o hacer sugerencias)...

Notas a pie de página en el texto
Notas de pie de página de contenido
Notas de pie de página de autorización por propiedad literaria Notas para tablas
Notas acerca del autor: Afiliación departamental, Reconocimiento, Punto de contacto

Notas de pie de página: son de dos tipos: notas de pie de página de contenido y notas de pie de página de autorización por propiedad literaria...las primeras profundizan o complementan información importante dentro del texto; no deben incluir información complicada, improcedente o no esencial      debido a que desvían la atención de los lectores, las notas a pie de página sólo se
deben colocar cuando fortalecen la discusión...una nota sólo debe comunicar una idea... las otras
notas, las segundas, reconocen la fuente de la cita, son notas de referencia..... en ambos casos las
notas se numeran consecutivamente a lo largo del documento con números arábigos....
Notas para tablas: se colocan debajo del filete inferior de la tabla, explican los dats de las mismas o proporcionan información general, también dan reconocimiento a la fuente de dónde se obtuvo la tabla...
Notas acerca del autor: esta nota se usa para dar información sobre el autor del documento en
esas notas se indica primero la afiliación departamental, se expresan reconocimientos, se señalan puntos de contacto con el autor Afiliación departamental, Reconocimiento, Punto de contacto

Las notas hay que numerarlas

Las nota a pie de página son: sirven para completar el contenido del texto al margen del mismo,  sirven para aclarar el contenido del capítulo donde se insertan, para ampliar una idea, sugerir una lectura o agradecer algo,...las notas pueden ser de referencia 8ª otras partes del trabajo del mismo autor del texto), aclaratorias (de datos que no son imprescindibles en el texto), ampliatorias (de bibliografía) y de sugerencia (de nuevos datos e ideas)...

APENDICES.


ABREVIATURAS Y LOCUCIONES LATINAS.
Cuando se utilizan y repiten las mismas fuentes dentro de un mismo texto, se recomienda usar “abreviaturas” para economizar tinta y energías Dichas abreviaturas (que no son forzosas pero ayudan) tienen muchas veces su equivalente en “latín”.

Las abreviaturas y locuciones latinas más utilizadas en los trabajos de investigación, son:

He aquí una lista de las normas comunes de anotación para los distintos sistemas (Harvard, Vancouver, etc................. )

ibid. (del latín ibídem, que significa "como en 1., "). Si hay dos o más anotaciones consecutivas de la misma fuente, la segunda se cita ' ibid.'
















Y también

p. página
l. renglón


Glister P. (1994). Finding it on the Internet. London. John Wiley. p. 133 Ibid., p. 156
Ibid., p. 170

loc. cit. (del latín loco citato, que significa "sitio citado"), en la misma página o lugar antes citados.

op cit (del latín opere citato, que significa "en la obra citada"). Se usa después del nombre del autor para indicar la última obra citada del mismo autor.

Glister P. (1994). Finding it on the Internet. London. John Wiley. p. 133 Glister P. op cit. p. 145

et al (del latín que significa "y otros"). Se usa para indicar que han participado varios autores. Evita el tener que escribir todos los nombres.


ff. siguiente Ch. Capítul pp. páginas ll. renglones. cf. comparar

ABREVIATURA
LOCUCIÓN LATINA
SIGNIFICADO
(a.)

Alias
a. C

Antes de Cristo
a. i.
ad interin
Provisionalmente
a. n. e .

Antes de nuestra era
ap.
apud
Apoyado por
aum.

Aumentado(a)
ca.
circa
Próxima o inmediatamente
c. b. p.

Cantidad bastante para
cfr.
confiere
Confronte, confróntese como prueba de autoridad
col.

Colección
cols.

Colecciones
colab.

Colaborador
colabs.

Colaboradores
d. C.

Después de Cristo
dis.

Disertación
doc.

Documento
Ed.

Editorial
ed.

Edición
e. g.
exempli gratia
Por ejemplo
esp.

Especialmente
est. prel.

Estudio preliminar


et al.
Et altieri et ali
Y otros
et seq
et sequens
Y siguientes
facsm.

Facsímil, facsimilar
fasc.

Fascículo
fr.

Fracción
F. de E.

Fe de erratas
Ibid.
ibidem
Allí, en el mismo lugar
Id.
Idem
El mismo, lo mismo
i. e.
Id est Ita est
Esto es,
Il., ils.

Ilustración, ilustraciones

In fine
Al final

item
También, además
lam., lams

Lámina, laminas
loc. cit.
locus citatus
Lugar o lución citados
ms., mss.

Manuscrito, manuscritos
n. b.
nota bene
Nótese bien
(N.N.)

Nombre y apellidos desconocidos
N.T.

Nota delTraductor
N.E.

Nota del Editor
n., No., núm, n.

Número
op. cit.
opus citatus
Obra citada
p.

Página

passin
Aquí y allá, en varias partes, por todas partes
p.e.

Por ejemplo
pleg., plegs.

Plegable, plegables
p.s.
post scriptum
Después de lo escrito
pp.

Páginas (totales)
q.e.p.d.

Que en paz descanse
q.v.
quod vide
El cual vemos
ref.

Referencia
rev.

Revisado(a), revisión
r.p.m.

Revoluciones por minuto

sic
Así, de esta manera
s.a.

Sin año (de publicación)
s.f.

Si fecha (de publicación)
S.J.
S.I.
Societatis Iesus
Sociedad de Jesús
s.l.i.

Sin lugar de impresión
s. sgte.

Siguiente
ss. sigs.

Siguientes
sup. supl.

Suplemento

supra
Arriba
t.

Tomo
tip.

Tipografía, tipográfica


tr.

Traducción, traducido, traductor
v. gr.
v. g.
verbi gratia
Por ejemplo
vid.
vide
Véase       (cuando       se       sugiere ampliación)
vol. v.

Volumen
vols. vv.

Volúmenes
vs
versus
En dirección a, hacia

Por otra parte, existen las siguientes locuciones latinas que también se suelen utilizar con mucha regularidad en investigación:

EXPRESIÓN LATINA
SIGNIFICADO
A contrario sensu
En sentido contrario
Ab initio
Desde el principio
Ab intestato
Sin dejar testamento
Ad hoc
Para un fin determinado, especialmente para
Ad infinitum
Al infinito
Ad livitum
A voluntad, a elección
Ad pedem literae
Al pie de la letra
Ad valorem
Según el valor
A latere
Del lado, cerca
Apartheid
Apartar (regimen de discriminación racial)
A posteriori
Con posterioridad, después de
A priori
Con anterioridad, antes de
Bona fide
De buena fe
Ceteris paribus
Las demás partes
Cogito, ergo sum
Pienso, luego existo
Common law
Derecho común
Commonwealth
Confederación de Estados
Conditio sine qua non
Condición sin la cual no.... condición necesaria
Hábeas delicti
Cuerpo del delito
De facto
De hecho
De jure
De derecho, jurídicamente
Dura lex sed lex
Dura es la ley, pero es la ley
Erga omnes
De validez general
Errare humanum est
Es propio del hombre equivocarse
Ex nunc
Desde ahora
Ex tunc
Desde entonces
Ex profeso
De propósito, con particular intención
Grosso modo
A grandes rasgos, aproximadamente
In abstracto
En lo abstracto
In anima vili
En ánima vil
In dubio pro reo
En favor del reo
In extenso
Por entero, con todos sus pormenores
In extremis
En los últimos instantes de la existencia


In fine
Al final
In fraganti
En el momento en que se cometió el delito
In loco
En el mismo lugar
In memoriam
En recuerdo
In mente
En la mente
In procedendo
En el procedimiento
In situ
En el mismo sitio
Inter alia
Entre las partes
Inter. vivos
Entre vivos
In re
Sobre la cosa
In vitro
En probeta, en el laboratorio
Ipso facto
Inmediatamente, en el acto
Ius gentium
Derecho de gentes
Ius cogens
Derecho imperativo
Ius puniendi
Derecho de castigar
Lapsus calami
Error de pluma
Lapsus linguae
Error de palabra
Laissez-faire, laissez-passer
Dejad hacer, dejad pasar
Lato sensu
En sentido lato, sentido amplio
Leitmotiv
Base de composición
Lex posterior derogat priori
La ley posterior deroga la anterior
Magíster dixit
El maestro ha dicho
Modus vivendi
Modo de vivir
Mortis causa
Causa de muerte
Motu propio
De propia, libre y espontánea voluntad
Mutatis mutandis
Cambiando lo que se debe cambiar
Non liquet
No está claro
Non plus ultra
No más allá
Numerus clausus
El número final
Pacta sunt servanda
Los pactos son para acatarse
Per se
Por sí, por sí mismo
Per capita
Por cabeza, por cada persona
Post scriptum
Después de lo escrito
Praxis
Práctica
Per analogiam
Por analogía
Prima facie
A primera vista
Pro forma
Por la forma
Ratio legis
La razón de la ley
Ratio materiae
En razón de la materia
Rebus sic stantibus
Modificación de circunstancias
Status quo
E el estado en que
Stricto sensu
En sentido restringido
Sui generis
Único en su género o especie
Suo tempore
A su tiempo
Ultima ratio
La razón última
Ultra vires
La razón última
Ut supra
Como arriba
Vis a vis
Frente a frente


Vox populi, vox dei
Voz del pueblo, voz de Dios
Veni, vidi, vici
Vine, ví, vencí
Verbi gratia
Por ejemplo

LOS APÉNDICES (APA).

Un apéndice sirve para dos fines: permite que el autor proporcione al lector información detallada que distraería al leerse en el cuerpo principal del texto....los tipos más comunes de apéndices muestran tablas, cuestionarios, listas de palabras, algún programa de softwere...un texto puede incluir más e un apéndice....si el documento sólo cuenta con apéndice se rotula como Apéndice, si tiene más, se rotulan con una letra mayúscula Apéndice A, Apéndice B, Apéndice C.....

¿Cómo se hacen las revisiones de texto?

Después de elaborar de manera general el reporte escrito, toca el momento de revisarlo y someterlo a crítica. Es el momento de hacer también un segundo borrador.

¿Cómo se presenta el reporte científico de investigación?

Existen muchas maneras de presentar los resultados de una investigación....además del reporte escrito existen otras maneras de comunicar los hallazgos de una búsqueda.

PRINCIPALES PREGUNTAS.

¿Por qué es importante comunicar a la sociedad los resultados de un proceso de investigación?, Ciencia y creatividad: ¿cómo se pueden comunicar los resultados de una investigación? y ¿cuántas estrategias y formatos existen?, El formato hegemónico: el reporte escrito de investigación, ¿Por qué es importante redactar un reporte después de finalizar el proceso de investigación?, ¿Cuáles son las características de un buen reporte escrito de investigación?, La escritura, el estilo y la ciencia, ¿Cómo redactar el reporte?: Algunos consejos.

Después de haber cruzado por un proceso de investigación; después de haber respondido las preguntas de investigación que motivaron la búsqueda de información y la construcción de conocimiento científico, llega el momento en que el sujeto investigador asuma la obligación ética y política de COMUNICAR a la sociedad los resultados, hallazgos y conclusiones de su trabajo, de su aventura.

La investigación tiene que trascender al investigador..hay “técnicas de comunicación de los  resultados científicos” para transformar el hallazgo científico en un mensaje o documento científico que pueda servir de apoyo a otro investigador

No se olvide que la tarea de la ciencia es resolver problemas y ensanchar nuestra visión del mundo, y que para ello es indispensable que los investigadores busquen los medios y mecanismos adecuados para organizar, comunicar (divulgar) y distribuir a la sociedad en su conjunto el conocimiento que producen y generan.

Desde luego, las maneras de comunicar los resultados de una investigación científica pueden ser tan vastos como lo permitan los “productos de la investigación”, o como amplia sea la imaginación y creatividad del investigador.

Y aunque esas maneras de comunicar el conocimiento dependen también del público al que van dirigido, a grandes rasgos se puede decir que los formatos y estrategias más comunes para dar a conocer los resultados de una investigación científica, son:
a)    Mediante una tesis de grado


b)    Escribiendo una monografía
c)    Publicando un artículo en alguna revista científica especializada (ésta es la forma tradicional y suprema de comunicar los resultados de una investigación científica)
d)    Mediante un ensayo
e)    Editando un manual
f)     Publicando un tratado
g)    Elaborando una reseña
h)    Dando una conferencia, participando en un congreso o en algún encuentro académico
i)      Diseñando una página web donde se den a conocer los datos, la metodología y todo lo que tiene que ver con la investigación
j)      Realizando una presentación en Multimedia (combinando audio, texto e imagen)
k)    Diseñando una presentación en Power Point
l)      Haciendo un video documental
m)  Realizando una exposición fotográfica Para divulgarlos
n)    Escribiendo una obra de teatro, un cuento, una canción, produciendo un programa radiofónico o filmando una obra de ficción donde de manera amena se expongan de manera sucinta, amable y sencilla algunos de los resultados de la investigación.

Aprender a manejar pc Manejo e programas Meter tutoriales

algunos paquetes y PROGRAMAS para investigadores en ciencias sociales y HUMANIDADES
NOMBRE
SIRVE PARA:
Word (Office)
Procesador de palabras que sirve para redactar documentos
Power Point (Office)
Sirve para elaborar presentaciones o para hacer dibujos y gráficos sencillos
Excell (Office)
Sirve para hacer tablas
Front Page (Office)
Sirve para hacer páginas web
Corell Draw
Sirve para dibujar
Harvard Graphics
Sirve para hacer gráficos de presentación
Oracle
Paquete de bases de datos
SAS
Paquete para análisis y gráficos de los datos
SPSS
Sirve para hacer análisis estadístico

tutoriales
PARA:
NOMBRE
DIRECCIÓN ELECTRÓNICA
Hacer Páginas Web (html, frontpage)
Maestros del web
Hacer Páginas Web
(html,         frontpage, diseño, word)
Ciberteca (EXCELENTE)
Hacer Páginas Web (html, frontpage)
Asptutor.com
Hacer de todo con PC


Como sea, es importante tomar en cuenta que cualquiera que sea el formato y la estrategia, el investigador nunca debe olvidar que el éxito de sus mensajes dependerán de la claridad de su


lenguaje y la contundencia de sus evidencias empíricas, así como de su imaginación y capacidad argumentativa.

LA REDACCION LA COMUNICACION ESCRITA EN MEXICO:

Para un investigador, el medio de expresión y comunicación más importante y válido, es la comunicación escrita (lenguaje de conceptos exactos y frases sobrias y claras). Aunque la comunicación escrita debería de formar parte de la educación, en México no es así. La gente alfabetizada sabe leer y escribir, pero no sabe como comunicar con claridad sus ideas y pensamientos por escrito (poner las ideas en blanco y negro). Esa es una de las razones por las que la gente no se titula (Garza Almanza,2001:1). “el mexicano es por excelencia un minusválido de la comunicación escrita”, somos un país de “profesionistas ágrafos”.

La redacción y la escritura.

Escribir es dar una estructura a tu pensamiento y representarlo en el papel.

La esencia de la escritura esta compuesta por: “de palabras que se agrupan en formaciones específicas para construir oraciones. Las oraciones se agrupan en párrafos....

Los textos se clasifican en : descriptivos (cuando presentan algo), narrativos (cuando exponen de manera sucesiva algo) expositivos (cuando explican algo) , argumentales (cuando defienden ideas mediante pruebas y argumentos)

De acuerdo con las funciones del lenguaje, los textos presentan funciones expresivas 8cuando presentan cosas personales, monólogos), informativo-referencial (cuando el autor presenta hechos y datos), poética , informativo-argumentales (cuando el lenguaje se pone al servicio de la defensa de las ideas, buscan la persuasión)

Los distintos usos de las palabras y los distintos tipos de escritura indican formas distintas de pensar o percibir el mundo y de representarlo, comunicarlo a otros...

La escritura refleja la subjetividad del que escribe, El texto debe tener una estructura

Puntuación:

son pausas, dan el ritmo a la lectura, los puntos dividen la escritura, establece las conexones en los escritos, hay reglas para la puntuación, la coma (sirve para separar palabras dentro de una oración, permiten utilizar material complmentario en la misma oración, enlaza una oración con otra y da sentido a un parrafo, enlaces que dan sentido, demasiadas comas o en lugares mal puestos obstaculizan la lectura del escrito, leer en voz alta para identificarlas), punto y coma (sirve para separar los elemento de una lista precedida por dos puntos, indica un tipo especial de relación y conexión entre dos partes de una oración, sobre todo cuando la segunda parte de esta serelaciona con la primera) , el punto final, los dos puntos (se usa cuando la segunda parte amplia la primera, también se usa pa