La cultura como proceso simbólico


Sigo la pauta lanzada por el M. Horacio Guevara Cruz, con su texto ¿Qué es la cultura?

La cultura debe concebirse como el conjunto de hechos simbólicos presentes en una sociedad o como la organización social del sentido como pautas de significado, con esta idea se entiende a la cultura como esa dimensión de la vida social, cotidiana, que se relaciona con los diferentes procesos simbólicos en los que participan los sujetos que son los encargados de significar las prácticas sociales en un contexto específico. 

Lo simbólico hace referencia a las representaciones sociales materializadas en formas sensibles, “formas simbólicas” que pueden ser expresiones, artefactos, acciones, acontecimientos, alguna cualidad o relación, todo puede ser soporte simbólico de los significados culturales, la lengua oral y escrita, modos de comportamiento, usos y costumbres, vestido, alimentación, vivienda, objetos, y otras prácticas sociales. (Giménez, 2007).

Un preámbulo a lo simbólico en la cultura, es el lenguaje, forma de registrar, nombrar y explicar la realidad mediante diferentes códigos que adquieren significación por el actuar y la acción de los sujetos; es decir toda práctica social desarrollada en un contexto determinado o específico, tiene una significación para quien la realiza y para quienes comparte, con la anuencia de códigos socialmente establecidos facilitadores de la comunicación entre los integrantes del grupo.

Desde la mirada de Giménez (2007), la cultura tendría que entenderse como “el conjunto de hechos simbólicos presentes en una sociedad o la organización social del sentido, como pautas de significados, complementa esta definición al citar a Thompson que expone que los significados han sido “históricamente transmitidos y encarnados en formas simbólicas, en virtud de las cuales los individuos se comunican entre sí y comparten sus experiencias, concepciones y creencias”, estudiar la cultura invita a desdoblarse ante su presencia y diferentes manifestaciones.

Para llegar a comprender cómo la familia con la que se ha trabajado, (la investigación en curso), ha significado sus prácticas sociales, el proceder metodológico empleado para elaborar la historia de familia con la que se explica cómo se fueron transformando en sus integrantes, las valoraciones, preferencias y disposiciones hacia el consumo de las ofertas culturales del campo educativo, ha sido de gran utilidad en el sentido de que la entrevista pone al investigador frente al habla del otro, la observación participante facilita el registro de otros códigos que forman parte del escenario social de la familia estudiada, por eso la elaboración de la historia de familia (uno de los productos de la investigación) ha permitido un acercamiento a la significación de esas formas simbólicas representadas en las disposiciones de los sujetos, la transmisión de las estructuras de percepción, la transmisión del capital cultural; testimonios de la vida pasada y presente, hábitos, reglas, valores, conductas, estrategias, éxitos y fracasos. (GEIUMA; 2007)

Interpretar esa telaraña de significados (Geertz en Giménez; 2007) ha llevado a interpretar las significaciones que le dan los integrantes de la familia objeto de estudio, a las transformaciones culturales del campo educativo a lo largo del siglo XX.

Referencias documentales:
Giménez, G; (2005) “La concepción simbólica de la cultura" capítulo 1 de Estudios sobre la cultura y las identidades sociales en Seminario Permanente de Cultura y Representaciones Sociales [En línea] UNAM, México, disponible en: http://www.paginasprodigy.com/peimber/BIBLIO.HTML [Accesada el 2 de Septiembre de 2009] 

Fotografía:
Soria,M; (2007) Zócalo [En línea] México, disponible en: http://www.flickr.com/photos/manolosor/ [Accesada el 2 de septiembre de 2009]
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario