Reseña: La familia Pichardo Román. Un linaje de 18 generaciones. Graciela Azcárate

Rafaela Andrés Ortiz*



Resumen: Un trabajo que manifiesta un excelente recorrido por diferentes zonas para rastrear los orígenes del apellido Pichardo y una sencilla muestra de cómo se construyen las historias de vida sin perder de vista la objetividad que un trabajo de investigación como éste requiere.

Abstract: A job that expresses an excellent tour of different areas to trace the origins of the surname Pichardo and a simple example of how to construct stories of life without losing sight of the objectivity that a research project like this requires.

Palabras clave: historia, historia de vida, trayectoria, movilidad.


















*  Profesora Investigadora del Grupo Emergente de Investigación de la Universidad Mesoamericana Oaxaca, email: litaoax@hotmail.com

Cuatro líneas y un poquito sobre esta mujer que ha escrito mucho sobre historias de vida que han caminado sobre diferentes tierras y esas historias son la historia de la humanidad. Graciela Azcárate ha realizado diferentes historias de familias entre los que se encuentran La familia Nouel. Viaje a la semilla, La familia Prieto o las celadas del amor; además ha realizado “historias de vida”  de políticos de diferentes ideologías: Ariel Sharon, Daniel Ortega, entre otros, colabora en A primera plana. Revista de género y comunicación.

“Un apellido es una marca indeleble, y queremos o no, a él vamos unidos y por él somos presente de lo que fue pasado”

Pedro González Blanco.



Un nombre posee una fuerza de identidad y pertenencia extraordinaria, y se quiera o no, nos distingue y nos acerca, gracias a éste el pasado ya no lo es. De ahí lo interesante de este material de Graciela Azcárate que inicia su texto con una explicación acerca de los orígenes del apellido Pichardo, que ubica en Europa, el rastreo histórico la lleva al siglo XVl, en Santiago de los Caballeros, donde se encuentran las raíces de esta familia en América y lo concluye en el siglo xx.

La geografía de la familia.


Azcárate rastrea este apellido y localiza los ancestros de la familia Pichardo en Francia, España y el Caribe fundamentalmente, Santo Domingo, (tronco que da origen a esta familia en esta región) Haití, Cuba. Resulta interesante destacar como influye la zona geográfica por la que caminan los descendientes de la familia Pichardo para la conformación lingüística del apellido Picardo (francés) que en español es Pichardo; así como la movilidad y trayectorias de sus descendientes; mientras en territorio dominicano se desarticulan, en Cuba se abren camino en el arte, la política, la diplomacia, entre otras actividades. Aparece en este trabajo el campo de campos, la religión, pues la historia de las prácticas religiosas de esta familia ha sido transmitida de forma oral a hijos y nietos, que de tanto contarse se ha hecho resistente, pero las vivencias,

experiencias no se encuentran aisladas de otro tipos de acontecimientos sino se tratarías simplemente de una anécdota, por eso se rescatan los hitos y en este caso la autora hace referencia un desastre natural pues esta región – Santiago de los Caballeros- fue sacudida por un violento terremoto en 1842 y el movimiento de independencia, guerra contra Haití pues marcaron la movilidad de esta familia, y como resultado del impacto que estos sucesos dirigieron las trayectorias en dos caminos muy importantes- lo laboral y la política- que influyeron en el posterior desarrollo de los Pichardo. En este recorrido se deja ver que no se trata de la historia de una sola familia sino que lógicamente van apareciendo y conformándose los lazos intrafamiliares.

La familia Pichardo Román siguió su camino, en el siglo XX se dispersó por diferentes puntos de Santo Domingo y en el mundo, se encuentran en: Alaska, Canadá, Estados Unidos, México, Jamaica, Puerto Rico, Curazao, Colombia, Venezuela, Argentina, Japón, Suiza, Francia, España y Alemania. Para hacer visible las realidades de la historia de estas familias Azcárate recurre al relato, a la historia vivencial de los Pichardo. Para argumentar esta idea Azcárate cita al doctor Carlos Dobal para referirse a la importancia de la historia y destaca que hay dos tipos de historiadores los historiadores con mayúscula los que hacen la oficial y los pequeños hacedores, los que reconstruyen a partir de los recuerdos, de las vivencias. La importancia y utilidad de la segunda forma de contar radica en que las pequeñas historias familiares que se han alimentado de esa vena de cuenteros que le son naturales a las familias, ya sea Pichardo, López, Pérez confluyen los logros y fracasos de una comunidad. La familia es un grupo social donde se encaminan los anhelos, tradiciones, penas, desencuentros y hasta la más superficial vanidad, al final, es con estos ires y devenires, altas y bajas de la familia se escribe la historia de la humanidad; la historia de familia alimentada por esos fascinantes relatos, permite identificar que los cruces entre diferentes campos están presentes en el recorrido familiar. Así como en Santo Domingo los hitos de diferente naturaleza intervienen en el éxodo familiar y en la reconformación de sus trayectorias y movilidad social, en nuestra ciudad, su historia se escribe, se delinea con la historia de sus familias.

Es innegable, la historia oficial cuenta la historia que quieren contar unos cuantos, mientras que la historia que se va haciendo a través de los relatos familiares permiten recorrer las venas de un grupo, de una tribu, y conocer sus diferentes trayectorias que hablan de sus logros, fracasos, sueños, anhelos, vanidades; y es en estas historias que al contarse, deben manifestar diferentes emociones, porque hacen palpables las altas y bajas familiares, es que se construye la historia de la humanidad. El lenguaje nombra al mundo y se observa cuando se hace el rastreo del origen del apellido Pichardo desde Francia y España, hasta el Caribe y otras partes del mundo, aunque el material sea una síntesis de una investigación, se reconoce una ardua labor de revisión de diferentes documentos, personas y viajes, la historia de familia, cualquiera que ésta sea, lleva dentro de sus integrantes directos o, no, la historia de una comunidad, una ciudad, la humanidad.

Bibliografía:


Berthier, A y A. García, (2006) Antología historia de familia. Universidad Mesoamericana. Oaxaca.
Azcárate, G., (2006) “Entre filos rotos y un violín desafinado” en historia de vida. Enero 2006. Colombia. Editor Mauro Bisso. Colombia [En línea] disponible en: http://gracielaazcarate.blogspot.com/2006/01/entre-filos-rotos-y-un- violn_25.html
Azcárate, G., (2006) “La familia Prieto o las celadas del amor” en Periódico Hoy, Revista y sociedad sábado 31 de enero de 1998. República dominicana [En línea] disponible en: http://familytreemaker.genealogy.com/users/p/r/i/Luis- Jos-Prietonouel/
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario