Cultura, prácticas culturales y curriculum.

Autor: Izcóatl Tlacaélel GarcíaMorales.
En un texto anterior denominado Cultura,educación y curriculum, se planteó la idea de que el curriculum, entendido como la selección de contenidos que habrán de ser aprendidos por los estudiantes, termina por ser una imposición de una clase sobre otra y, por tanto, de una cultura sobre otra (s).


Para ahondar en esa discusión, es necesario analizar ¿qué es la cultura? y ¿qué elementos culturales se busca reproducir en el sistema educativo mexicano? 
En este texto se reflexionará particularmente en torno a la primera pregunta. La cultura, como concepto, ha venido evolucionando a lo largo de por lo menos siglo y medio ya que, como refiere Giménez (2007), la primera conceptualización antropológica del término se formuló a partir de la publicación del texto Primitive Culture de Edward Tylor en 1871. 
Desde entonces, la conceptualización de la cultura, ha pasado por diversas etapas, desde el periodo fundacional en el que se construye una visión de evolución lineal de las culturas y su posterior rechazo para impulsar el relativismo cultural. 
Posteriormente, según Giménez (2007), la conceptualización de la cultura pasa por tres fases más. La fase concreta en la que la cultura es asociada a las costumbres y modo de vida de una población específica; la fase abstracta, en la que se hace énfasis en los modelos de comportamiento y sus respectivos sistemas de valores y modelos normativos; y finalmente, la fase simbólica, en la que la cultura es concebida como una construcción social e histórica del sentido que se le da a la realidad.
Esta construcción le permite al sujeto, en lo individual y en lo colectivo, interpretar y dotar de significado a lo cotidiano, desde cuestiones aparentemente simples como la vestimenta o la alimentación, hasta aquellas más complejas como el lenguaje, el comportamiento, las prácticas sociales, los usos y costumbres y la organización social y política de las comunidades. 
Por lo regular, estas prácticas culturales se agrupan en torno a poderes institucionalizados como el Estado, la Iglesia, los sindicatos, las corporaciones, los medios masivos de comunicación, etc., que buscan administrar y organizar esos sentidos y significados que se les da a la realidad. Como resultado se da la hegemonización de algunas prácticas y la exclusión de otras (Giménez, 2007). 
En el caso particular de México, dentro de la Constitución Política (Diario Oficial de la Federación, 2019), en el artículo 2º se reconoce que nuestro país tiene una naturaleza pluricultural sustentada en los pueblos indígenas y se garantiza el derecho de estos a la libre determinación de acuerdo a sus usos y costumbres. 
Sin embargo, también se establecen algunos criterios que determinarán qué pueblos o comunidades serán reconocidas como indígenas. Asimismo, el Estado, asume la responsabilidad de favorecer la educación bilingüe e intercultural con la finalidad de elevar los niveles de escolaridad de esas comunidades y diseñar programas educativos con contenido regional. 
En el artículo 3º, además de establecerse los fines de la educación, se promueve el respeto por la diversidad cultural, la impartición de educación plurilingüe e intercultural en las comunidades indígenas. Además se establece como uno de los criterios orientadores de la educación la interculturalidad. 
A partir de la revisión de estos dos artículos se pueden observar que, como se expuso anteriormente, el Estado está administrando y organizando las prácticas culturales, particularmente aquellas que tienen que ver con la diversidad cultural propia de nuestro país, se centra en elementos como la lengua, los usos y costumbres y la organización política. 
Para hacer realidad los fines de la educación, contenidos en el artículo 3º, el Estado debe buscar los mecanismos más eficientes, es ahí donde el curriculum juega un papel fundamental y es por ello que las reformas al Plan y programas de estudio se convierten en un campo de batalla en el que se juegan intereses políticos, económicos e ideológicos y, desde luego, se disputa la hegemonía de unas prácticas culturales sobre otras.

Referencias documentales:
·Diario Oficial de la Federación (2019). Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Última reforma publicada 06-06-2019. Recuperado de: http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/1_060619.pdf 
  ·         Giménez, G. (2007). Estudios sobre la cultura y las identidades sociales. México: CONACULTA-ICOCULT.
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario