Interacciones culturales del paisaje

Geoparque Mixteca Alta (Foto: Galileo Alvarado)

Elaboró Galileo Alvarado García


Compartimos, con ustedes,  el presente texto con la intención de acercarlos a las ideas expuestas en el marco de las actividades del “Coloquio Interacciones Culturales del Paisaje” llevadas a cabo en el Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM, Centro de Extensión Oaxaca, los días 31 de julio, 1 y 2 de Agosto del presente año.

El paisaje es el espacio físico donde se construye y desarrolla la vida cultural de los pueblos, es sujeto de estudio en sus múltiples dimensiones, este concepto puede considerarse desde la perspectiva geográfica–holística, biofísica y sociocultural, como unidad de  espacio y tiempo, como espacio humanizado e histórico. La memoria cultural se complementa a través del paisaje. 

El estudio del paisaje se aborda desde la geografía revisando la configuración de los entornos agrícolas en el Geoparque de la Mixteca Alta, la migración y su impacto en el paisaje arquitectónico habitacional; emerge en estos escenarios la arquitectura estilo californiano que se ha producido gracias a  las remesas que envían hombres y mujeres que migran a otros países en busca de mejores oportunidades de trabajo; a este tipo de construcciones se le conoce como Arquitectura de remesas y se ha convertido en un paisaje propio de   municipios como Sinaxtla y Yucuita.

La comprensión del paisaje desde una mirada arqueológica se da en el antiguo asentamiento de Llano de las Avispas, Tilantongo,  en el debate del emplazamiento arquitectónico ¿trincheras, pretiles o muros de contención? También se expuso la revisión del paisaje vinculado a procesos políticos, sociales y económicos relacionados con la extracción minera en el último tercio del siglo XVIII  en Villa Alta.

Este ámbito de la realidad física se vincula con la comprensión humana por medio  de los paisajes sonoros que se aprecian en la reproductibilidad del entorno ecológico a través de objetos, así mismo el paisaje como entorno fenomenológico se puede comprender por medio de las significaciones en las deidades hidrometeorológicas y su relación con las manifestaciones meteorológicas ambientales llamadas “culebras de agua” caprichosas figuras de nubes  que nos conducen al encuentro con las deidades de la lluvia y a la meteorología en Mesoamérica.

Como medio de expresión en el arte rupestre, el paisaje, se constituye como el medio para expresar y preservar la cultura zapoteca del Istmo de Tehuantepec. Después nos acercamos a la comprensión histórica del paisaje en el emplazamiento arquitectónico de cerro del Mogote (Atzompa); se abordó el concepto “monumentalidad” del valle de Coixtlahuaca por sus dimensiones geográficas que determinaron la importancia del paisaje que desde una visión personal ha sido y es el escenario de la historia humana pues ha testificado nuestras múltiples comprensiones del entorno y se ha configurado  en función de la diversidad de interpretaciones que hemos hecho del mismo; hacia el pasado se asume como un espacio de comprensión multidimensional de variada temporalidad, hacia el futuro habría que preguntarse si ámbitos como los tecnológicos o climáticos cambiarán sustancialmente nuestra relación con el objeto de reflexión: interacciones culturales con el paisaje.



Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario